DE RE MILITARI

 Lista de correo de aficionados a la Militaria

 

Cronologías

 

 

 

  

Las Guerras Napoleónicas

Capítulo XXIX

Junio de 1815

 

Índice de épocas y temas, todo disponible en esta página:

Séptima Coalición: Los 100 días del Emperador (III); junio 1815

u Volver a Portada de Guerras Napoleónicas

 


 

Las Guerras Napoleónicas Capítulo XXIX

Séptima Coalición

Los Cien Días del Emperador (III): 1815

 

1815

18 junio 1815: 

Batalla de Mont Saint Jean o de Waterloo.

Hacia la 01:00 de la madrugada, tras dormitar un poco Napoleón sale de su cuartel general en la aldea de Le Caillou, realizando una ronda de inspección por la zona entorno a la posada Belle Alliance, frente al Ejército Aliado del Duque de Wellington. Llueve desde la tarde de ayer, encontrando el terreno saturado de agua, por lo que se remueve al paso de las unidades pesadas del Ejército del Norte francés, convirtiéndose en un barrizal.

Bonaparte desea atacar al alba, hacia las 6 de la mañana, pero después de comprobar que el estado del firme impide maniobrar, retorna a Le Caillou, donde recibe a un mensajero enviado por el mariscal Grouchy, quien le informa de la concentración del Ejército Prusiano del mariscal Blücher en el sector de la localidad de Wavre, unos 15 Km. al noreste.

Napoleón estima que los prusianos, derrotados anteayer en Ligny, se hallan demasiado desorganizados como para acudir a combatir junto a los anglo-belgas al sur de Waterloo. Y por si acaso lo intentan, ha despachado a Grouchy con la misión expresa de impedírselo; sin embargo este se encuentra acampado muy lejos del Ejército Prusiano, en Gembloux.

A las 02:00 horas, Wellington recibe en su cuartel general de Mont Saint Jean a un correo prusiano, con la confirmación de que Blücher, en contra a lo que cree Bonaparte, ha  reorganizado a sus tropas en Wavre, estando en disposición de cumplir su palabra enviado en ayuda de los anglo-belgas al menos uno de sus Cuerpos de Ejército.

Hacia las 04:00 de la madrugada, el general Von Bülow, sale de Wavre con el 4º Cuerpo de Ejército prusiano en dirección a Saint Labert, donde aguardará a que comiencen los combates al sureste de Waterloo, tras lo cual marchará hacia allí atacando el flanco derecho francés. Blücher enviará sucesivamente más tropas para apoyar la acción.

A las 06:00 horas, Grouchy ordena a su 3º Cuerpo Ejército salir de Gembloux y dirigirse al sector de Wavre, demasiado tarde para detener a la columna prusiana de Bülow. El resto del contingente francés de Grouchy partirá en su búsqueda dos horas después.

La lluvia cesa pasadas las 06:00. Al sur de Waterloo muchos soldados han pasado la noche a la intemperie calándose de agua; el campo está igualmente empapado y la artillería no puede ser utilizada. Napoleón tenía pensado atacar en cuanto amaneciese, pero ordena retrasar el ataque hasta las 9 de la mañana para dar tiempo a que el suelo se seque.

A las 09:00 de la mañana la mayoría del Ejército del Norte se halla desplegado en el sector, pero cuando Napoleón inspecciona el campo observa que el terreno está blando, y que cualquier maniobra masiva a pie o a caballo lo transforma en lodazal, por lo que decide retrasar el inicio de las hostilidades hasta la 1 de la tarde, esperando que el sol de mediodía secase el suelo y aumentar así el dañino efecto de rebote de los proyectiles de cañón.

Bonaparte se cree superado en número por Wellington, por pensar que todo su Ejército Aliado está congregado entorno a Mont Saint Jean, aunque lo cierto es que su quinta parte está en Hal, por lo que en realidad son los franceses quienes reúnen más tropas en la zona.

Wellesley mantiene desplegadas parte de sus tropas tras las colinas, ocultas de la vista de los observadores franceses y de la línea de tiro de su artillería, se trata de una argucia táctica para aparentar que los anglo-belgas están en notable inferioridad, consiguiéndolo.

Napoleón regresa a Le Caillou, a unos 2 Km. al sur de la Belle Alliance, para desayunar. Se halla exultante de alegría, creyendo que obtendrá la victoria aplastante que busca; incluso llega a comentar al granjero local que le sirve de guía, llamado Decoster, que hará pedazos a los Aliados. De hecho, el Emperador espera cenar esta noche en Bruselas.

Durante el desayuno, el mariscal Soult, Jefe del Estado Mayor francés, previene a Napoleón contra Wellington, aconsejándole ordenar el retorno del contingente de Grouchy. Bonaparte le replica: " - ...te digo que Wellesley es un mal general, que los ingleses son malos soldados, y que este asunto no será más serio que terminarnos el desayuno."

El general Reille aconseja después a Napoleón desistir del ataque frontal que ha planeado, debido a las posiciones elevadas que ocupan los anglo-belgas, que además están muy bien artilladas como probaron la noche anterior, aduciendo que en lugar de dicho asalto central sería preferible maniobrar por el flanco occidental; pero Bonaparte le ignora. Nunca antes había retrasado un ataque cuatro horas como piensa hacer hoy, y menos para uno frontal.

Por entonces, hacia las 09:00 de la mañana, el Duque de Wellington ya tiene desplegadas entorno a Mont Saint Jean todas las fuerzas aliadas a su disposición, parte de las cuales han empleado bien el tiempo fortificando sus puestos avanzados en las granjas de Hougoumont, la Haye Sainte y Papelotte, además de levantar una barricada en el camino de Genappe, que conduce a la posada Belle Alliance, situada más al sur, ya en el centro francés.

A las 10:00 horas, Napoleón abandona Le Caillou y se dirige a la granja de Rossomme, a 1 Km. al sur de la Belle Alliance, donde instala su nuevo cuartel general. Al poco recibe a un mensajero enviado por Grouchy, informando que una columna prusiana se dirige desde Wavre hacia Bruselas para unirse a los anglo-belgas, por entonces las vanguardias del 4º Cuerpo de Von Bülow se hayan entrando en Saint Lambert, al sureste de Waterloo.

Bonaparte ordena al 7º regimiento de Húsares que marche al este para establecer su posición exacta, y envía de vuelta al mensajero notificando a Grouchy que su presencia ante Mont Saint Jean no será necesaria. Finalmente da su última Orden del Día, pasando el mando de las operaciones tácticas del Ejército del Norte al mariscal Ney, aunque él retiene la potestad de realizar los cambios que desee y conserva el mando de la Guardia Imperial.

Muchos soldados de ambos bandos han pasado la noche bajo la lluvia, durmiendo sobre campos de cultivo que amanecen aplanados por el peso de los miles de hombres, de los cuales una gran parte no se encontrará en buena forma física por las precarias condiciones descritas; durante la jornada lucharán peor de lo que lo harían en otras circunstancias.

Al despuntar el alba, los infantes comienzan la rutina previa a cualquier combate: se visten y calzan, desayunan, limpian gorros, cañones y filos, o comprueban municiones, hasta que los oficiales les convocan mediante toques de corneta para formar en sus respectivas unidades. Después se desplazan a los puestos asignados por el Estado Mayor, iniciando una espera angustiosa de varias horas, debiendo permanecer en sus posiciones firmes y en silencio.

 

- Despliegue Aliado al sur de Waterloo ( 09:00 horas 18 junio )

Los soldados anglo-belgas se hayan desplegados en una línea de terrenos elevados de sentido suroeste-noreste con centro en la granja de Mont Saint Jean, siguiendo el trayecto del camino de Ohain, que discurre desde el norte del castillo de Goumont o Hougoumont, pasando por el norte de la granja de la Haye Sainte, donde cruza el camino norte-sur de Mont Saint Jean a Charleroi y luego continúa por el norte de la granja de Papelotte.

El orden de batalla aliado es un tanto irregular, pues cada sector del frente se asigna a unidades de hasta tres Cuerpos distintos; está concebido para que todas las unidades participen en una defensa a ultranza. El ejército del Duque de Wellington está formado por el 1º Cuerpo belga del Príncipe de Orange, el 2º Cuerpo británico del general Hill, el de Reserva, del propio Wellesley, y el Cuerpo de Caballería, del Conde de Uxbridge.

La mayoría de las tropas aliadas se concentran al oeste del camino Mont Saint Jean-Charleroi, siendo este el sector mejor defendido; en cambio la parte oriental es débil, al hallarse las tropas más separadas por defender una franja mayor de territorio; Wellesley espera que los prusianos la refuercen a su llegada. Muchas de las unidades coaligadas están posicionadas de tal forma que se ocultan de la vista y la línea de tiro de los franceses.

El flanco derecho está defendido por infantes del 1º Cuerpo belga. La primera línea está constituida por las brigadas de Guardias de Byng y Maitland, del 1º división de Cooke, con cuatro baterías artilleras, y apoyadas en retaguardia por las brigadas de Húsares y Dragones de los generales Grant y Dornberg, del Cuerpo de Caballería. En vanguardia, dos batallones de Hannoverianos y Guardias de Coldstream ocupan Hougoumont.

En el ala derecha están las brigadas de Adam y Mitchell, de las 2ª y 4ª divisiones de Clinton y Colville, del 2º Cuerpo británico, apoyadas por una potente batería de artillería. En su retaguardia en el pueblo de Merbe Blaine, se mantiene en reserva el resto de la 2ª división, las brigadas de W. Halkett y Du Plat, con dos grandes baterías artilleras. Por el norte se acerca la 4ª división belga de Chassé, la unidad que falta al 1º Cuerpo belga.

El sector central está defendido por unidades de todos los Cuerpos, desplegados en dos sectores, el occidental o derecho, desde el cruce de camino Mont Saint Jean-Nivelles con el camino de Ohain al cruce entre este y el camino Mont Saint Jean-Charleroi, que divide todo el territorio de norte a sur. El frente central oriental o izquierdo es menor, y abarca desde este cruce hasta la bifurcación del camino hacia Ohain y la granja de Papelotte.

En primera línea del sector central occidental forman la 3ª división de Alten del 1º Cuerpo belga, formada por las brigadas de C. Halkett, Kielmansegge y Omtemda, y apoyada al frente por una gran batería y en retaguardia por las brigadas de Brunswick, de la Reserva, y la brigada de Dragones de Sommerset, del Cuerpo de Caballería. En vanguardia, un batallón de Guardias de la Legión Alemana se atrinchera en la granja La Haye Sainte.

En primera línea del sector central oriental forman las brigadas de Kempt y Pack, de la 5ª división de Picton, de la Reserva, desplegadas con baterías intercaladas entre ellas y apoyadas en retaguardia por los Dragones Inniskilling del general Ponsomby, del Cuerpo de Caballería, y con la brigada de Cazadores y milicianos belgas de Bylandt, de la 2º división belga de Perponcher, del 1º Cuerpo, en vanguardia al noreste de la Haye Sainte; entre esta y su posición hay una fosa de arena ocupada por tropas del 95º regimiento.

Al norte de sector central occidental, al este de la granja de Mont Saint Jean, se concentran las reservas del Cuerpo de Caballería, formadas por las brigadas de Húsares de la Legión Alemana de Arendtschildt, los Carabineros belgas de Trip y los Dragones y Húsares holandeses de Merlen, con dos grandes baterías de artillería que baten toda la zona inferior.

El flanco izquierdo está defendido por infantes de las 5ª y 6ª división de Picton y Cole, de la Reserva, con la brigada de Best y Wincke al frente, apoyadas en retaguardia por la de Lambert y la brigada de Húsares belgas de Ghigny, del Cuerpo de Caballería; al frente forma la brigada de Sajonia-Weimar, de la 2º división belga de Perponcher, del 1º Cuerpo belga, con una gran batería; la vanguardia está atrincherada en la granja de Papelotte.

En la ala izquierda aliada, se despliegan por el camino a Ohain las brigadas de Dragones de Vandeleur y la 2ª de Húsares de la Legión Alemana del general Vivian, del Cuerpo de Caballería, su misión consiste en detener cualquier intento de flanqueo. Wellesley aguarda que los prusianos acudan para reforzar este sector.

En total, Wellington cuenta de momento al sur de Mont Saint Jean con unos 24.000 soldados británicos y 44.000 holandeses, belgas o alemanes, de todos ellos unos 56.000 son infantes y artilleros, 12.000 jinetes, y tienen 156 cañones; Von Bülow intentará llegar desde Chapelle Saint Lambert con 30.000 prusianos; Pirch y Zeithen traerán otros 20.000.

 

- Despliegue Francés al sur de Waterloo ( 11:00 horas 18 junio )

Los soldados franceses se hayan desplegados en una línea convexa suroeste-nordeste, desde el cruce de los caminos Nivelles-Mont Saint Jean y Braine-Charleroi, pasando por el sur de la granja de Hougomont hasta la posada Belle Alliance, continuando por el sendero que parte desde allí hasta el sur de la granja de Papelotte.

El orden de batalla francés es ortodoxo, cada sector está asignado a Cuerpos específicos. Está concebido para que todas las unidades ataquen sucesivamente, careciendo de frente central, existiendo en su lugar dos flancos frontales de ataque, con una gran retaguardia y reserva central. El ejército de Napoleón está formado por los 1º, 2º y 6º Cuerpos de D'Erlon, Reille y Lobau, y los 3º y 4º Cuerpos de Caballería de Kellermann y Milhaud, dos divisiones de caballería de otros Cuerpos, y la Guardia Imperial.

La mayoría de las tropas francesas se concentran entre Rossomme y la Belle Alliance, a ambos lados del camino Mont Saint Jean-Charleroi, en lo que sería la retaguardia del centro y las reservas, que por su proximidad al flanco izquierdo le dan más fuerza y apoyo, en cambio el ala del flanco derecho está lejos y es más débil. Napoleón no cree que los prusianos lleguen a esta zona, destacando al contingente de Grouchy para impedirlo.

El mariscal Ney asumirá toda la responsabilidad de las operaciones tácticas del flanco derecho; aunque deberá solicitar permiso a Napoleón en lo concerniente a las tropas de reserva y la Guardia Imperial.

Al frente del flanco izquierdo están las 6ª, 9ª y 5ª divisiones de Jerome, Foy y Bachelu, del 2º Cuerpo de Reille, emplazando potentes baterías en todo el arco al sur de Hougoumont (la 7ª división de Girard está al sur de Wavre, con el contingente de Grouchy). En retaguardia del flanco izquierdo están las 11ª y 12ª divisiones de caballería de L´Heritier y D'Hurbal, del 3º Cuerpo de Kellermann.

En el ala izquierda está la 2ª división de caballería de Pire, del 2º Cuerpo, con su artillería emplazada en el cruce del camino Nivelles-Mont Saint Jean.

Al frente del flanco derecho están las 1ª, 2ª, 3ª y 4ª divisiones de Alliz, Donzelot, Marcognet y Durette, del 1º Cuerpo de D'Erlon, con tres potentes baterías batiendo el sur de las granjas de La Haye Sainte y Papelotte. Estas unidades no han combatido y no han tenido bajas. En retaguardia del flanco derecho están las 13ª y 14ª divisiones de caballería de Wathier y Delort, del 4º Cuerpo de Milhaud, con su artillería ligera y la División de Caballería Ligerad e la Guardia Imperial, al mando de Levfebre Desnoettes.

En el ala derecha está la 1ª división de caballería de Jaquinot, del 1º Cuerpo, con su artillería ligera apostada entre los cruces de senderos al sur de la granja de Pepelotte.

En la retaguardia del sector central, al sur de la Belle Alliance y al oeste del camino Mont Saint Jean-Charleroi, están emplazadas las 19ª, 20ª y 21ª divisiones de Simmer, Jeanin y Teste, del 6ª Cuerpo de Lobau. Al este del camino están la 3ª división de caballería de Domon, del 4º Cuerpo, y la 4ª división de caballería de Subervie, del 1º Cuerpo de Caballería, con su artillería ligera emplazada en una gran batería un poco más al este.

La Reserva final de Napoleón, las tropas de la Guardia Imperial, está entre el sur de la retaguardia central y Rossomme, y también está desplegada a ambos lados del camino Mont Saint Jean-Charleroi. Estas unidades de élite, lo mejor del Ejército del Norte, están bajo el mando de Drouot al hallarse Mortier enfermo, y sólo obedecen al Emperador.

La forman la división de Granaderos de la Vieja Guardia, de Friant, la de Cazadores de la Guardia, de Morand, la de Tiradores y Voltigeurs de la Joven Guardia, de Duhesme, la de Granadores a caballo, Dragones y Gendarmes de la Caballería Pesada de la Guardia, de Guyot, y la artillería de la Guardia y su reserva, al mando de Desvaux de Saint Maurice.

En total, Napoleón cuenta de momento entorno a la Belle Alliance con unos 74.000 soldados, de ellos unos 58.000 infantes y artilleros, 16.000 jinetes y 256 cañones, el distante contingente de Grouchy tiene otros 33.000 hombres.

 

- Inicio de la Batalla ( 11:00 horas 18 junio )

Los mayores combates de la jornada tendrán lugar en las zonas donde ambos ejércitos concentran la mayoría de sus tropas, entre el castillo y la granja cercada de Goumont o Hougoumont, la granja de La Haye Sainte y el camino Charleroi-Mont Saint Jean.

Los franceses toman la iniciativa, atacando estos sectores. Napoleón ordena a Jerome realizar primero una maniobra de distracción en el flanco derecho aliado, después el mariscal Ney ejecutará el ataque principal contra el centro enemigo.

Los infantes de Wellington se encierran en las granjas, los que están en el exterior se mantienen alejados de la artillería enemiga, formando en cuadros para defenderse de su caballería; sin los prusianos de Blücher sólo podrán lanzar contraataques limitados.

Al inicio de las hostilidades al sur de Waterloo, la vanguardia prusiana, el 4º Cuerpo de Von Bülow, está entrando en Chapelle Saint Lambert, al sureste de Waterloo y a unas 3 millas al este Mont Saint Jean, mientras el contingente de Grouchy está en algún lugar entre Gembloux, de donde partió a las 08:00 de la mañana, y Wavre.

Tanto para determinar la posición de Grouchy como la de los prusianos de Bülow, Napoleón envió a las 10:00 al 7º regimiento de Húsares, de la división del general Jaquinot,

 

- I y II Asaltos Franceses a Hougoumont ( de 11:00 a 12:00 horas 18 junio )

Wellington conocía la importancia estratégica del pequeño castillo y la granja de Hougoumont, de gruesas paredes de ladrillo y con el perímetro occidental cercado por un muro bajo. Esta posición fuerte es crucial para la defensa del flanco derecho aliado: la tarde de ayer fue rápidamente ocupada evitando que fuese tomada por los franceses. Napoleón se percató enseguida de su importancia y desplegó todo su flanco izquierdo ante ella.

Hougoumont está defendido por tropas de élite inglesas; una compañía del 2º batallón del regimiento de Guardias de Coldstream se encierra en las edificaciones, asegurando puertas y ventanas inferiores, así como abriendo aspilleras en los pisos superiores. Otra compañía del 2º batallón del 3º regimiento de Guardias ha bloqueado los accesos y se parapeta tras los muros abriendo aspilleras, dos compañías del 1º regimiento de Guardias se protegen tras las cercas de setos que rodean el huerto, y en los árboles frutales meridionales hay destacados algunos soldados de Hannover y Nassau, encarados hacia los franceses.

Hacia las 10:45 horas, Napoleón ordena al general Reille realizar ataques de distracción contra Hougoumont. El objetivo de esta maniobra es engañar a Wellington haciéndole creer que estas acciones contra su flanco derecho serán el prólogo de un ataque principal, para que traslade tropas del centro de su despliegue, debilitándolo. Poco después, Reille encomienda esta misión a Jerome o Jerónimo Bonaparte, hermano de Napoleón.

A las 11:00 horas, la 6ª división del Príncipe Jerome, formada por los 1º y 2º regimientos de Infantería de Línea del general Soye, y el 1º de Infantería Ligera y el 3º de Línea del general Baudouin, en total unos 6.000 soldados, comienza a avanzar hacia el sureste del complejo de Hougoumont.

El 1º regimiento de Infantería Ligera envía por delante un batallón, cuyos infantes se dispersan para entablar combate con los soldados de Hannover y Nassau ocultos entre los árboles del bosque al sur de la granja, que se ven obligados a replegarse tras los setos del huerto occidental por su inferior número, cediendo terreno en buen orden.

Los franceses salen del bosquecillo de frutales llegando a un franja de terreno despejado de unos 25 metros hasta los edificios y las cercas, desde donde los aliados comienzan a dispararles, deteniendo su avance hacia la puerta sur, aunque persiguen a los infantes de Hannover y Nassau hasta el huerto, pero también son obligados a retroceder por el fuego de una compañía del 1º de Guardias que defiende el muro cercano.

Wellington envía al castillo otras compañías del regimiento de Guardias de Coldstream, y al resto de compañías del 3º de Guardias, al mando del Teniente Coronel MacDonell, que desde entonces asume la defensa de la plaza; sus soldados y los infantes de Nassau toman posiciones ante la cerca inmediata al muro sur del pequeño castillo, cuyos accesos y ventanas están atrancadas, excepto la puerta septentrional.

A las 11:30 horas, Reille ordena otro asalto, esta vez precedido por fuego artillero y apoyado por varias unidades del 3º Cuerpo de Caballería de Kellermann. Jerome envía de nuevo por delante al regimiento de Infantería Ligera, pero en esta ocasión atacan por el oeste, mientras la caballería intenta flanquear a los defensores desde el este y otros batallones de Infantería de Línea amagan desde el sur sin intención de atacar.

El centenar de soldados de la compañía del 3º de Guardias se defienden parapetados tras las cerca occidental, pero el regimiento de franceses les supera en número, se abre paso a bayoneta calada, acorralándoles en la esquina noreste de la cerca que rodea Hougoumont.

Los ingleses se retiran al interior del castillo a través de la puerta norte en el último momento, tan precipitadamente que son perseguidos por los asaltantes a corta distancia, entrando en la casa treinta de ellos, al mando del teniente Legros, antes de que los desesperados defensores puedan atrancarla, guiados con tenacidad por MacDonell; los franceses que lograron entrar se encuentran atrapados, resultando todos abatidos.

Wellington envía tres compañías más del 2º batallón de Guardias de Coldstream, que junto con los hombres de MacDonell logran expulsar a la Infantería Ligera francesa del noroeste del perímetro interior de la cerca, retrocediendo a lo largo de todo el muro hasta el bosque meridional. La puerta norte del castillo de Goumont se cierra definitivamente, quedando sus defensores encerrados dentro de él.

 

- Despliegue Francés en Plancenoit ( de 12:00 a 13:00 horas 18 junio )

Antes del mediodía, el general D'Erlon comienza a emplazar una potente batería de 80 cañones ante su 1º Cuerpo de Ejército francés, con el objetivo de debilitar el frente central aliado, ubicado en la meseta al norte de granja Haye Sainte, antes de lanzar contra él un ataque frontal de infantería; mientras, el 2º Cuerpo del general Reille realiza una maniobra de distracción contra la vanguardia del flanco derecho aliado, en la granja Hougoumont.

Pasada la mediodía, retornan los exploradores del 7º regimiento de Húsares, de la división de caballería de Jaquinot, que Napoleón envió al este hacia las 10 de la mañana con la misión de encontrar la posición del contingente prusiano que Grouchy avistó dirigiéndose hacia aquí, para reunirse con el ejército de Wellington.

Los jinetes franceses traen varios prisioneros prusianos, uno de ellos con un correo del general Von Bülow, del 4º Cuerpo prusiano, informando que este se halla en Chapelle Saint Lambert y que el 2º Cuerpo de Pirch le seguirá en breve desde Wavre. Esto significa que Wellington tiene muchas probabilidades de recibir los refuerzos que esperaba, superando en número a los franceses, atenazándoles desde el norte y el este.

Napoleón cree que aún tiene muchas posibilidades de alcanzar la victoria, y decide enviar al 6º Cuerpo de Lobau con las divisiones de caballería de Domon y Suburbie, al pueblo de Plancenoit, con el fin de cerrar el ala derecha de su despliegue ante la llegada de prusianos, pero a costa de sus reservas de infantería y caballería regular.

Después envía un mensajero a Grouchy, pidiéndole que acuda al sur de Mont Saint Jean inmediatamente, pues necesita su contingente para aumentar sus posibilidades de éxito contra los aliados, siendo incluso indispensable si aparece más de un Cuerpo prusiano. Pero existe un problema grave: Bonaparte y su Estado Mayor ignoran donde exactamente se encuentra Grouchy, al que se presume en algún lugar entre Gembloux y Wavre.

Grouchy escuchó los disparos de cañón provenientes de Hougoumont hacia las 11 de la mañana, pero se limitó a cumplir las órdenes que tenía de Napoleón, y siguió avanzando hacia el norte para trabar combate con el Ejército Prusiano del mariscal Blücher.

 

-  III Asalto Francés a Hougoumont ( de 12:30 a 13:00 horas 18 junio )

Napoleón ordenó al general Reille que ejecutase con su 2º Cuerpo de Ejército una maniobra de distracción contra el flanco derecho aliado en el castillo de Goumont, con el fin de atraer tropas de su centro y desguarnecerlo ante un posterior ataque principal; Reille delega a su vez en Jerome para ejecutar la acción.

A las 12:30 horas, Jerome conduce una brigada de Infantería de Línea de su división hasta los bosques al sureste del castillo y la granja, y lidera otro asalto contra el muro meridional en un nuevo intento por envolver el perímetro por el este, cruzando el huerto y el muro de setos, para volver a forzar la puerta septentrional del castillo.

Los franceses logran llegar hasta el huerto, donde son tiroteados por los Guardias de Coldstream parapetados en el muro bajo deteniendo su avance, después dos compañías del 3º de Guardias contraatacan a la bayoneta, retomando el huerto y empujándoles de nuevo hacia la arboleda meridional, ya fuera del perímetro.

 

- I Ataque Francés a Haye Sainte y Papelotte ( de 13:00 a 14:00 horas 18 junio )

El mariscal Ney solicita a Napoleón permiso para lanzar el ataque principal sobre el centro aliado, a lo cual accede el Emperador. Los 88 cañones de la batería emplazada frente al 1º Cuerpo francés de D'Erlón abren fuego simultáneamente contra las posiciones del 1º Cuerpo belga del Príncipe de Orange, desplegado en una meseta tras la granja Haye Sainte, donde los aliados mantienen una vanguardia bien parapetada.

Durante media hora llueven ante el camino de Ohain cientos de balas, pero el terreno blando disminuye el efecto de los rebotes, incrustándose la mayoría de los proyectiles en el firme, y además casi todas las unidades aliadas se encuentran ocultos de la vista de los artilleros franceses, por lo que prácticamente no sufren bajas, excepto la brigada de Bylandt, expuesta al sur de una ladera al noreste de La Haye Sainte.

A las 13:30 horas, los infantes de las divisiones de Donzelot y Marcognet comienzan a avanzar hacia el centro aliado, al noroeste, organizadas "a la macedónica" en columnas de batallón, formaciones cerradas de 200 hombres de frente y de 24 a 27 en fondo; excelentes para atacar formaciones de infantería, pero absurdas ante fuego de fusilería o artillería, pues los hombres así agrupados ofrecen un blanco fácil.

Ney dispone que las brigadas de Coraceros de Dubois y Travers, de la división de caballería de Wathier, del 4º Cuerpo de caballería de Milhaud, apoyen el ataque por el flanco izquierdo, al lado de la división de Allix, que se dirige hacia la granja de la Haye Sainte, mientras la de Donzelot encabeza la marcha a la meseta al norte del camino de Ohain, pretendiendo alcanzar Mont Saint Jean, apoyada por la división de Marcognet.

La división de Durette, en el ala derecha, avanza hacia la granja de Papelotte, al noreste, en formación de "media luna", con apoyo de la división de caballería de Jaquinot. En total, maniobran unos 18.000 franceses.

Las brigadas belgas de Ompteda y Kielmannsegge, de la 3ª división de Alten forman en cuadro al noreste de la Haye Sainte, mientras las de Kempt y Pack, de la 5ª división de Picton, se mantienen ocultas tras el terreno elevado al noreste de la granja; sus artilleros, emplazados al frente, disparan continuamente sobre los franceses.

La división de Allix llega a La Haye Sainte, tomando el huerto y obligando al 95º regimiento británico a retirarse de la cercana fosa de arena; los soldados alemanes del Mayor Baring se encierran dentro de la granja. El general belga Ompteda envía al batallón Lüneberg de la Legión Alemana en auxilio de los cercados, pero los Coraceros de Travers lo arrollan.

Las divisiones de Donzelot y Marcognet avanzan lentamente siendo duramente castigadas por el fuego artillero aliado. La brigada belga de Bylandt huye a retaguardia, dejando a los franceses sufrir más bajas por acción de los cañones coaligados antes de poder trabar combate. Cuando llegan al este de La Haye Sainte, las caóticas y diezmadas columnas francesas detienen su avance para empezar a desplegar sus batallones en líneas de fusileros.

La división de Durette toma el huerto de la granjas de Papelotte y Haie con apoyo de la caballería de Jaquinot, sufriendo escasas pérdidas; sin embargo los soldados del Príncipe de Sajonia Weimar se encierran con éxito en el interior de los edificios.

El ataque francés ha conseguido ganar un poco de terreno, cruzando el pequeño valle hasta la parte baja de la meseta donde están las posiciones aliadas, pero como no se ha trabado ningún combate de envergadura, estas siguen intactas; las granjas continúan resistiendo.

 

- IV Asalto Francés a Hougoumont ( de 13:00 a 14:00 horas 18 junio )

Hacia las 13:00 horas, Jererome solicita a Reille apoyo artillero antes de lanzar otro nuevo asalto, en coordinación con el cañoneo que D'Erlon inicia contra el centro aliado. Hougomont es bombardeada con obuses empujados hasta la arboleda, cayendo las granadas sobre los tejados del castillo y la granja así como en el interior del recinto.

Jerome, responsable de los fracasados asaltos anteriores a la plaza fuerte, sobrevalora su maniobra de distracción, considerándola un reto a su capacidad de liderazgo, y decide tomar el castillo de Goumont a cualquier precio en vidas, y reúne a toda su división para lanzar otro asalto masivo de infantería.

Wellington envía a la compañía de Granaderos del 3º regimiento de Guardias, que ataca el bosque para desalojar a la artillería y la división de Jerome, quien en su obstinación pide a Foy una brigada de su división para contraatacar; esta avanza y hace retroceder a los ingleses al huerto, a donde llegan de nuevo los franceses; un pequeño grupo de ellos consigue llegar a la puerta norte, pero la encuentra firmemente barricada.

El 2º batallón del 3º regimiento de Guardias ingleses contraataca, haciendo retroceder a los asaltantes hasta el huerto, donde sucede una lucha encarnizada que termina con la retirada de los franceses a la arboleda, acosados por un nutrido fuego de fusilería desde muros, cercas y ventanas.

Hacia las 14:00 horas los ingleses siguen manteniéndose en el interior de Hougoumont, mientras que los franceses acumulan muchas bajas y no han conseguido tomarlo, y aunque han atraído reservas de buena infantería británica, tampoco han logrado debilitar el centro coaligado, su principal objetivo.

La división de Jerome está diezmada y no participará activamente en más asaltos, limitándose a mantener la arboleda y hostigar a los defensores con fuego de fusilería.

 

- Contraataque Aliado en La Haye Sainte ( de 14:00 a 15:00 horas 18 junio )

A consecuencia de su anterior ataque, los infantes del 1º Cuerpo francés de D'Erlon llegan a corta distancia del centro aliado, en la meseta al norte del camino de Ohain. Los franceses han sufrido muchas bajas y desorden por la acción de la artillería aliada, pero se reorganizan para continuar su avance e intentar abrir una brecha en las líneas del 1º Cuerpo belga del Príncipe de Orange. Wellington ordena a Picton contraatacar.

El general Picton grita a sus 3.000 hombres: "-Arriba!", levantándose estos del suelo, pues hasta entonces habían estado tumbados en la parte posterior del terreno elevado, para ocultarse de los franceses y protegerse de su fuego artillero. La brigada del general Kempt marcha hacia la parte superior de la meseta y fusila a una distancia de 30 metros a los infantes de la división de Donzelot, ya expuestos a un incesante fuego artillero.

Después, Picton ordena: "-A la carga!". Los infantes de Kempt cargan colina abajo con sus bayonetas caladas. Los infantes de Donzelot situados en retaguardia comienzan a retirarse en desbandada, mientras los del frente retroceden en buen orden; en ese momento Picton cae gravemente herido y se produce cierta confusión. El Conde de Uxbridge asume el mando, enviando al frente a los Guardias Reales, de la brigada de caballería de Ponsonby, que realizan una demoledora carga que rompe la cohesión francesa.

Marcognet intenta salvar la situación dirigiendo a su división contra el flanco izquierdo de la brigada de Kempt, que cree desprotegido, pero de la misma forma que hizo esta surge encima de la meseta la brigada de Pack, que lanza una letal descarga a corta distancia. Los franceses de la retaguardia huyen, mientras los del frente, aún firmes, son desbandados por una oportuna carga de los Dragones de Innskilling, de la brigada de Ponsonby.

Hacia las 14:15, las divisiones de Donzelot y Marcognet se retiran, hostigadas por las cargas de bayoneta y disparos de los 27º y 79º regimientos. El conde de Uxbride ordena a Sommerset y Ponsonby que realicen con sus brigadas un carga general de caballería, esta última es una de las mejores unidades del Ejército Británico.

Por el oeste de la Haye Sainte cargan el 1º regimiento de Guardias,  el 1º de Dragones, y los Guardias Reales, ahuyentando a los 1º y 4º regimientos de Coraceros de Dubois. Al este, el 1º de Dragones Reales acosa a la división de Donzelot, el 6º de Dragones de Innskilling a la división de Marcognet, mientras los Scots Greys la acometen desde el este.

La división de Allix, amenazada por ambos flancos por la huída de las otras unidades francesas y el avance de caballería aliado, abandona la Haye Sainte y emprende la retirada. La división de Durette se repliega de Papelotte con éxito, marchando primero hacia el oeste y luego hacia el suroeste, para contribuir en la defensa del flanco derecho francés.

Hacia las 14:30 horas, los franceses de las divisiones de Donzelot y Marcognet huyen presa del pánico, en total desbandada, perseguidos por la brigada de Ponsonby, y los Coraceros de Travers son hostigados por la brigada de Somerset. Animado por su triunfo, Ponsonby ordena a los regimientos de su brigada continuar hacia el sur hasta alcanzar la gran batería francesa, en cuya retaguardia forma la 14ª división de Delort, del 4º Cuerpo de caballería de Milhaud.

Napoleón toma el mando de la situación, y ordena que una brigada de Coraceros de Delort avance hacia el norte y ataque a los jinetes aliados en coordinación con otra brigada de Lanceros de Jaquinot, que deberá acudir desde el este para cerrar la trampa. La división de Durette es atacada por la caballería de Vandeleur, que avanza desde el extremo del ala izquierda aliada; sus infantes se repliegan protegidos por la otra brigada de Jaquinot.

La brigada de Ponsonby llega hasta la gran batería, matando a muchos artilleros antes de que los cuatro regimientos de Delort y Jaquinot converjan en una tenaza letal; la brigada inglesa de élite es masacrada, desapareciendo como unidad de combate. Sommerset opta por detener su avance, retornando al norte del camino de Ohain con muy pocas bajas. Las desorganizadas divisiones francesas de infantería consiguen ponerse a salvo.

Los franceses han sufrido unas 2.000 bajas durante el ataque y 3.000 durante la retirada, el 30% de la infantería del 1º Cuerpo francés, perdiendo además dos compañías de artillería y los estandartes de los 45º y 105º regimientos de las divisiones de Allix y Marcognet; el primero es malherido y su división pasa al mando del general Quiot.

Los británicos han perdido los 800 jinetes del general Ponsonby, quien también resultó muerto, al igual que el general Picton; el centro aliado ha perdido el 40 % de su caballería, casi toda pesada; las demás unidades han tenido al menos otras 200 bajas, y varios centenares de heridos.

Las divisiones del 1º Cuerpo de D'Erlon se reagrupan tras la gran batería y vuelven a desplegarse lentamente en sus posiciones iniciales, operación que no hasta las 6 de la tarde. Wellington aprovecha el tiempo rehaciendo sus líneas; envía refuerzos a la Haye Sainte, la fosa de arena vuelve a ocuparse y una brigada de la reserva es enviada al frente central; el Príncipe Bernhardt refuerza la granja de Papelotte.

 

- V Asalto Francés a Hougoumont ( de 14:00 a 15:30 horas 18 junio )

Napoleón ordenó una maniobra de distracción contra el flanco derecho aliado con el único fin de atraer tropas de su centro, pero en parte debido a la obstinación de Jerome, su hermano, responsable de los fracasados asaltos anteriores a la plaza fuerte aliada,  Hougoumont se convierte en objetivo primordial que implica a todo el 2º Cuerpo francés.

A las 14:00 los cañones franceses reanudan el bombardeo del castillo y la granja, hasta que los materiales combustibles arden en llamas, que los defensores logran apagar. Hacia las 15:00 horas, el general Reille envía a la división de Bachelu a asaltar el perímetro sureste del complejo, mientras los restos de la división de Jerome la cubren desde la arboleda.

Sin embargo, antes de alcanzar la granja, los infantes de Bacheulu deben atravesar una franja de terreno despejado, siendo barridos sin misericordia por las baterías aliadas emplazadas al norte, que rompen sus formaciones segando muchas vidas. Los atacantes retroceden, y los ingleses continúan ocupando Hougoumont sin demasiadas pérdidas.

 

- II Ataque Francés en La Haye Sainte ( de 15:30 a 17:30 horas 18 junio )

Napoleón medita sobre la revelación del inteligente despliegue defensivo anglo-belga entre Mont Saint Jean y el camino de Ohain, y el inminente ataque de los prusianos por su ala derecha en Plancenoit, decidiendo que el centro aliado debe ser destruido cuanto antes. A las 15:30, Bonaparte ordena al mariscal Ney que prepare otro ataque, cuyo objetivo principal será la toma de la granja de la Haye Sainte, sin importar el precio en vidas.

Ney toma dos brigadas de Quiot y otras dos de Donzelot que estaban reagrupadas y lidera un precipitado asalto contra la granja, encontrándose que los hombres de Baring han sido reforzados, haciendo retroceder a los infantes franceses rápidamente, pues en su temerario ataque no han contando con ningún apoyo de artillería o caballería.

Sin embargo, Ney tiene tiempo de ver con su catalejo como los ingleses abandonan la parte alta de la meseta, y a una larga caravana de carruajes cargados heridos marchando hacia Mont Saint Jean. Wellington había ordenado a todas las unidades de infantería del centro retornar a sus posiciones iniciales, para ocultarse de la vista de los franceses en la parte trasera de la meseta, pero Ney cree que se comienzan un repliegue hacia Waterloo.

A las 16:00 horas, el mariscal Ney ordena un intenso bombardeo de las posiciones centrales aliadas, tanto en la meseta al norte del camino de Ohain como en la Haye Sainte. Como los aliados de las alturas continúan retirándose, Ney se convence de que se trata de un repliegue general, desiste de atacar al centro y organiza un ataque de caballería contra el flanco derecho aliado, desplegado entre el norte de Hougoumont y la Haye Sainte.

Unos 24 escuadrones de Coraceros, 7 de Lanceros y 12 de Cazadores del 4º Cuerpo de Caballería de Milhaud, unos 5.000 jinetes, avanzan hasta ubicarse ante la gran batería central francesa. Wellington ordena a todas sus brigadas que formen en cuadrados de unos 50 m. de lado y se preparen para recibir cargas de caballería; pronto la meseta se corona de veinte cuadros de infantería aliada, emplazados tras sus líneas de baterías.

Los jinetes franceses cabalgan hasta situarse al sur de la franja de terreno entre La Haye Sainte y Hougoumont, donde continúan los combates. Milhaud da la orden de marcha hacia el norte, lo que Wellington interpreta como un grave error, pues la caballería francesa atacara sin ningún apoyo de infantería, teniendo escasas probabilidades de éxito; el bombardeo de la artillería francesa es inútil por carecer de ángulo de tiro.

Los baterías aliadas abren fuego con balas huecas contra la masa de caballería francesa mientras se acercan desde la lejanía al trote entre los maizales, abriendo huecos en su formación con cada impacto; pero cuando los jinetes franceses están cerca e inician la carga colina arriba, les disparan potes de metralla, barriendo grupos enteros de franceses.

Los artilleros aliados aprovechan hasta el último momento para lanzar brutales descargas de metralla a bocajarro, justo cuando los franceses llegan a las alturas de la meseta del camino de Ohain, donde les aguardan los cuadros de fusileros. Estas últimas ráfagas de metralla causan muchísimas bajas entre los jinetes. Después, los artilleros abandonan las baterías y corren a refugiarse dentro de los cuadros.

Los jinetes franceses intentan romper los cuadros de infantería anglo-belga, pero son abatidos por nutridas descargas de fusilería o acaban empalados en bayonetas, cabalgando a gran velocidad entre los cuadros, trabando escasos, breves y sangrientos combates con los soldados aliados sin conseguir abrir ninguna brecha.

El Conde de Uxbridge ordena a las brigadas de caballería de Domberg y Grant, lanzar un contraataque limitado. Los jinetes aliados marchan entre los cuadros de caballería entablando combate contra las ya desorganizadas unidades francesas, que al breve se retiran, perseguidos en la zona al oeste de la Haye Sainte por el 23º regimiento de Dragones británicos y el 1º belga-holandés; después la caballería aliada vuelve a sus posiciones.

Milhaud reagrupa a los jinetes al sur del camino de Ohain y emplaza alguna artillería ligera, mientras los artilleros aliados salen de los cuadros y recargan sus cañones. Los franceses efectúan otras tres cargas repitiéndose la misma secuencia de sucesos. 

Napoleón está enfurecido, diciéndole a Soult sobre el ataque de caballería de Ney: "- Esta prematura maniobra quizás tenga un fatal efecto en nuestra suerte del día..." a lo cual replica el Jefe de Estado Mayor: "- Nos ha comprometido, igual que hizo en Jena..."

Wellington comienza a ver confirmados sus recelos respecto a los aliados de los Países Bajos, cuando la unidad de Húsares holandeses y belgas al mando del Duque de Cumberland se niega a cargar de nuevo contra los franceses y deserta, huyendo hacia el pueblo de Mont Saint Jean, donde la brigada belga de Bylandt aún se haya reagrupándose, después de haberse retirado del frente hace más de tres horas...

Hacia las 17:00 horas, Bonaparte ordena al general Kellermann, comandante del 3º Cuerpo de Caballería,  que apoye con sus 37 escuadrones las cargas de Milhaud contra los cuadros aliados, cursando la misma orden al general Guyot, comandante de la Caballería Pesada de la Guardia, la mejor unidad de caballería del Ejército del Norte francés; en total, otros 5.000 jinetes más cabalgarán junto al 4º Cuerpo de Milhaud.

Las siguientes ocho cargas masivas francesas logran romper algunos cuadros infringiendo cada vez más bajas a los defensores, pero la concentración de fuego de fusilería aliado de otras formaciones cercanas logra abatir a los jinetes antes de que puedan desorganizar alguna unidad. Los anglo-belgas aguantan en sus posiciones y los atacantes se retiran diezmados, dejando atrás cientos de cuerpos de hombres y caballos.

Casi todas las unidades francesas logran retornar al sur del camino de Ohain, pero la división de caballería de L´Heritier atraviesa los cuadros de la brigada Byng, en el ala derecha aliada, siendo alcanzada por la metralla arrojada por la batería emplazada detrás de la brigada de Adam. La división de Pire intenta ayudarles, pero es contenida por parte de la brigada de caballería de Grant; muy pocos Coraceros franceses consiguen escapar.

Mientras, en La Haye Sainte han tenido lugar varias escaramuzas entre brigadas de las divisiones de Donzelot y Quiot y los infantes de la Legión Alemana de Baring, apoyados por el 95º regimiento británico desde la fosa de arena; una vez terminadas las cargas francesas, Wellington envía a la brigada de Kempt, que hace retroceder a los atacantes de vanguardia, pero el resto de los franceses continúan hostigando la granja desde el sur.

Hacia las 17:20, el mariscal Ney obtiene el apoyo del 2º Cuerpo del general Reille, que se hallaba combatiendo en Hougoumont, pero es demasiado tarde, pues los jinetes franceses se hayan demasiado exhaustos para continuar; Reille organizará otro asalto, el séptimo, a Hougoumont. La caballería francesa se repliega a retaguardia.

El mariscal Ney cree haber hendido las líneas anglo-belgas y pide a Napoleón que su próximo ataque al sector de la Haye Sainte sea apoyado por tropas de la Guardia, pero los prusianos han ocupado Plancenoit, al sureste, amenazando con envolver al flanco derecho; su artillería comienza a disparar ya sobre las reservas francesas; Bonaparte se niega.

 

- VI y VII Asaltos Franceses a Hougoumont ( de 16:00 a 17:30 horas 18 junio )

Los franceses al mando del general Reille emplazan más cañones ante la granja y el castillo de Goumont, iniciando un bombardeo con proyectiles incendiarios. Pronto todos los edificios arden. Los aliados encerrados dentro intentan organizarse para evacuar a los heridos de las zonas envueltas en llamas e intentar sofocar los incendios.

Wellington envía la orden de dar prioridad a la defensa del perímetro, un punto clave en su despliegue, pues evita que el 2º Cuerpo francés hostigue frontalmente su flanco derecho.

Los Guardias británicos disparan a los franceses que esporádicamente se lanzan al asalto, procurando a la vez no quemarse con fuegos o resultar heridos por explosiones de granadas, a lo cual se suma el creciente peligro de derrumbamiento de las dañadas techumbres; los muros están ennegrecidos, agujerados y saturados de impactos de bala, dando al conjunto un aspecto ruinoso.

Todos los asaltos franceses a Hougoumont son repelidos, mientras cerca de allí, al noreste, el mariscal Ney lleva a cabo un gran ataque de caballería contra el flanco derecho aliado, y pide apoyo a la infantería de Reille, que está demasiado desorganizada por los continuos ataques y retiradas del perímetro; la división de Jerome se mantiene en la arboleda, pero no ha conseguido tomar ningún recinto al otro lado de los muros.

Hacia las 17:20, casi una hora y media después de comenzado el ataque principal, Reille tiene ya reagrupadas las otras unidades que le quedan para apoyar el ataque de Ney, pero para entonces es tarde, pues los jinetes se hayan exhaustos y se repliegan a retaguardia.

Wellington observa la maniobra de Reille y envía al norte de La Haye Sainte a la brigada de Byng, que estaba en el ala derecha al norte del camino de Ohain; dos batallones de Hannoverianos la reemplazarán en ese lugar hasta el avance de la brigada de Adam.

Reille decide realizar un nuevo asalto con las tropas que ya tiene desplegadas. La división de Bachelu y una brigada de Foy, unos 8.000 infantes, avanzan hacia la franja de terreno al sureste de Hougoumont, sin ningún apoyo de caballería o infantería.

Las baterías aliadas emplazadas al norte barren las formaciones francesas en su marcha hacia Hougoumont, y una vez allí son blanco de los fusiles de los Guardias de Coldstream parapetados en el muro meridional, deteniendo por completo su avance; después el 3º regimiento de Guardias contraataca, obligándoles a retirarse. La acción ha durado poco más de diez minutos, y se salda con unas 1.500 bajas francesas.

 

- I Asalto Prusiano a Plancenoit ( de 16:00 a 18:00 horas 18 junio )

El 4º Cuerpo prusiano de Von Bülow abandona Chapelle Saint Lambert más tarde de lo previsto, debido a atascos en los caminos, el mal estado del terreno y la descoordinación entre sus unidades: las 13ª, 14ª, 15ª, 16ª brigadas, al mando de los generales Hacke, Ryssel, Losthin y Hiller, la caballería del Príncipe Guillermo de Prusia, formada por un regimiento de Ulanos, tres de Húsares y siete de Landwerh, y once baterías de artillería; en total unos 26.000 infantes y 5.400 jinetes.

A las 16:00 horas, sus vanguardias aparecen por el Bosque de París, al noreste de Plancenoit, donde el 6º Cuerpo francés de Lobau está desplegado en ángulo recto respecto al ala derecha del 1º Cuerpo de D'Erlon, integrada por la división de Durette. Los prusianos llegan con mucho retraso, Wellington esperaba a estos refuerzos hacia la 1 de la tarde, las últimas unidades de los 2º y 4º Cuerpos han salido de Wavre a las 3 y media.

Lobau lanza un rápido ataque contra los prusianos, que retroceden entre los árboles, sin embargo Bülow contraataca por su flanco, amenazando con envolver a los franceses, y estos se repliegan al norte de Plancenoit. Desde este momento, Napoleón sentirá inquietud por su flanco derecho, anhelando la llegada de los 30.000 hombres de Grouchy; este ha recibido su orden de acudir al sur de Waterloo a las 15:30 horas.

A las 17:00 horas, las vanguardias del 2º Cuerpo prusiano del general Pirch se adelantan a las tropas de Bülow por su flanco izquierdo, al sureste de Bois de París. Esta unidad está formada por las 5ª, 6ª, 7ª y 8ª brigadas, al mando de los generales Tippelskirch, Kraft, Brause y Bosse, la caballería de Wahlen Jürgass, formada por un regimiento de Ulanos, dos de Dragones, tres de Húsares y dos de Landwerh, y diez baterías de artillerí, en total unos 27.000 infantes y unos 5.500 jinetes.

De momento, los prusianos congregan ante Plancenoit unos 20.000 soldados. La 5ª brigada de infantería, al mando de Tippelskirch está tomando posiciones al sureste de la villa, y la 13ª brigada de Hacke al norte. Lentamente se acercan desde Chapelle Saint Lambert una brigada de caballería y las 14ª y 16ª brigadas de Ryssel y Hiller..

Además, el mariscal Blücher se aproxima desde Wavre con el 1º Cuerpo de Ziethen, dejando al 3º Cuerpo de Thielmann para contener a los franceses de Grouchy, quienes ya no pueden impedir que el grueso del Ejército Prusiano de Blücher llegue al sur de Waterloo; sin embargo Napoleón no tendrá noticias de esta grave situación.

Hacia las 17:30 horas, los 15.000 franceses de Lobau, siguen manteniendo sus posiciones a costa de muchas bajas, aunque la 5ª brigada de Tippelskirch también pierde muchos hombres en los cruentos enfrentamientos; pero progresivamente se incorporan  más de sus regimientos al frente; media hora después los prusianos ocupan la parte oriental de Plancenoit.

 

- III y Último Ataque Francés a La Haye Sainte ( de 17:30 a 18:30 horas 18 junio )

A las 17:30, el mariscal Ney solicita el apoyo de la Guardia Imperial para otro ataque contra el centro anglo-belga, pero como los prusianos han ocupado Plancenoit, y su artillería comienza a disparar sobre las reservas concentradas en el camino Charleroi-Mont Saint Jean, Bonaparte le denegará estas tropas hasta haber acabado con la amenaza, aunque le pide que vaya preparando un ataque definitivo con todas sus tropas.

Durante media hora, Ney rehace el frente del flanco derecho francés, con las divisiones de Quiot, Donzelot y Marcognet, del 1º Cuerpo de D'Erlon, detrás de las baterías artilleras, apoyadas por la división de Durette, también de esta unidad, y las divisiones de caballería de Jaquinot, Subervie y Domont en el ala derecha.

A las 18:00 horas, el mariscal Ney lanza al ataque de forma coordinada todas estas fuerzas contra el centro aliado, mientras en retaguardia se reagrupan los restos de los 3º y 4º Cuerpos de Caballería de Kellerman y Milhaud, que no participarán en la acción.

Wellington moviliza todas sus reservas al frente central y ordena que algunas brigadas formen en cuadro contra la caballería ligera francesa, en tanto otras forman en línea para repeler a las divisiones de infantería.

Pero el resultado es contraproducente ante el bien coordinado ataque francés, pues los cuadros aliados limitan mucho la potencia de fuego de sus unidades de fusileros, ofreciendo escasa resistencia ante el ataque frontal francés, y las apretadas líneas de infantes aliados son blanco fácil para la artillería francesa, que tumba a compañías enteras, abriendo grandes brechas en el despliegue anglo-belga.

A los pocos minutos, las posiciones centrales aliadas de vanguardia situadas en la meseta al norte del camino de Ohain se llenan de malheridos y moribundos, que son trasladados a la retaguardia por otros compañeros, restando así más potencia de fuego del frente coaligado; muchos soldados aprovechan el caos para desertar, alejándose con el convoy de los heridos hacia Waterloo, sin que los oficiales de Wellington puedan impedirlo.

Sobre La Haye Sainte se abalanza parte de la división de Quiot. Wellington envía dos batallones en auxilio de los soldados de la Legión Alemana encerrados en su interior, al mando del Mayor Baring, que ofrecen una feroz resistencia; sus refuerzos son arrollados uno tras otro por la caballería francesa.

Los franceses logran tomar uno de los edificios de la granja, y Uxbridge envía una unidad de caballería ligera, pero esta es diezmada por otra de Coraceros franceses. A los defensores se les acaba la munición, pasando a defenderse con bayonetas, a punto de ser cercados y quedarse sin ninguna posibilidad de recibir más auxilios del exterior.

El propio mariscal Ney se desplaza a la zona, y sable en mano dirige el asalto, arengando a un regimiento de de infantería y una compañía de ingenieros, que atraviesan las barricadas e irrumpen en tropel en los edificios. Entre los defensores cunde el pánico, y perdida la disciplina intentan salvarse escapando de cualquier forma.

A las 18:30, los franceses toman La Haye Sainte, celebrándolo con grandes vítores a Napoleón y aclamando a Ney. De los 678 soldados aliados que defendían la granja, en su mayoría alemanes, solo retornan a las líneas aliadas unos 42.

Wellington sabe que su centro quedará ahora expuesto a los ataques directos franceses, y de momento ha perdido a los generales Ompteda, Gordon y Delancey, estos últimos de su Estado Mayor, el general Alten y el Príncipe de Orange están heridos; si Blücher no puede enviarle más tropas antes del anochecer, los aliados pueden perder la batalla.

 

- Contraataques de la Guardia en Plancenoit. ( de 18:00 a 19:00 horas 18 junio )

Poco antes de las 18:00 horas, Napoleón envía a reforzar su ala derecha a sus tropas de la Joven Guardia, unos 4.000 soldados al mando del general Duhesme, que toman al asalto la parte occidental del pueblo, expulsando a los batallones de la 5ª brigada de Tippelskirch. Los franceses emplazan baterías al norte y al sur, mientras los prusianos se reagrupan.

Las 13ª y 5ª brigadas prusianas, unos 15.000 soldados, atacan Plancenoit desde tres flancos y concentrando su fuego artillero empujan al oeste a los batallones del 6º Cuerpo de Lobau y desalojan a la Joven Guardia de la villa, asaltándola en una serie de sangrientos combates callejeros cuerpo a cuerpo; el resto de las tropas francesas del sector comienza a retroceder lentamente.

Napoleón se percata de que si los prusianos se afianzan en Plancenoit, la retaguardia de su flanco derecho quedará expuesta a posteriores ataques lanzados desde allí.

Para recuperar la villa, Bonaparte manda inmediatamente un batallón de Granaderos de su Vieja Guardia, las mejores tropas a su disposición, y otro batallón de Cazadores de la Vieja Guardia, al mando de los generales Morand y Pelet. El general de brigada Roguet advierte a sus hombres antes de luchar que se fusilará a cualquier francés que hiciese prisioneros.

Hacia las 18:10 horas, la Vieja Guardia, con la compañía de Cazadores del capitán Peschot al frente, asalta Plancenoit con un arrojo fanático, marchando en formaciones cerradas con la bayoneta calada, al son de tambores y profiriendo ardorosos gritos de: "¡Viva el Emperador...!".

Los prusianos intentan resistir en la iglesia, situada sobre un promontorio, y en el cementerio ajardinado, pero pronto son desalojados por los franceses, que entran por las calles occidentales, trabando combate cuerpo a cuerpo contra fuerzas abrumadoramente superiores, con la bayoneta y sin realizar disparos; incluso el Mayor francés Stubert participa en la lucha empleando su largo bastón musical como maza.

Los franceses desalojan por la parte oriental a catorce batallones prusianos. Los Lanceros de la división de caballería de Subervie persiguen a los fugitivos; en 20 minutos de lucha, los prusianos sufren unas 3.000 bajas y abandonan todas su batería de vanguardia.

Esta espectacular acción eleva la moral de todo el flanco derecho francés; las dos divisiones del 6º Cuerpo francés de Lobau y las tropas de la Joven Guardia contraatacan, haciendo retroceder a los prusianos y reocupando Plancenoit.

Una vez terminados los combates, los franceses consolidan sus posiciones, formando una línea desde el suroeste de la granja de Papelotte hasta Plancenoit, mientras Pirch y Bülow reorganizan a las unidades de sus 2º y 4º Cuerpos y despliegan a las tres brigadas que llegan, llegando a concentrar unos 30.000 soldados en la zona.

Bonaparte confía en poder contener la amenaza prusiana sólo con el Cuerpo de Lobau y la Joven Guardia, ordenando a las 7 de la tarde que los batallones de la Vieja Guardia vuelvan junto a él; orden que no se llegará a cumplir. Por entonces espera que el ataque definitivo el mariscal Ney destruya el centro aliado antes de que se reagrupen los prusianos.

Wellington, que perdió ante los franceses la posición fuerte de la Haye Sainte a las 6 y media, junto a miles de soldados y oficiales anglo-belgas en su despliegue central por heridas, muerte o deserción, se desanima más aún con el estancamiento de los prusianos en Plancenoit, pues de ellos depende ya su victoria.

 

-  VIII y Último Asalto Francés a Hougoumont ( de 18:30 a 19:30 horas 18 junio )

Poco después de que los franceses al mando del mariscal Ney tomen La Haye Sainte, en el sector central, el general Reille ordena un nuevo asalto contra la granja y el castillo de Goumont.

Mientras la diezmada división de Bachelu se reagrupa en retaguardia, los restos de la división de Jerome, en la arboleda al sur del complejo, intercambian disparos y arrojan granadas a los aliados parapetados en el muro meridional, cubriendo el avance de una brigada de la división de Foy, que marcha hacia la parte oriental del huerto.

Los aliados ocultos en los setos repelen a los asaltantes concentrando más batallones al este de la granja, pero estos se reorganizan rápidamente y lanzan un segundo asalto, entrando en el huerto. Los Guardias de Coldstream parapetados en el muro meridional, les contienen, luego el 3º de Guardias contraataca, expulsándoles.

Poco después de que este acción termine, Napoleón enviará a su Guardia Imperial contra el centro aliado, pero en el sector de Hougoumont los grandes combates han concluido; Wellington está satisfecho por su heroica defensa, que ha salvado todo su flanco derecho, impidiendo que los franceses lo flanquearan y atacasen su debilitado centro.

Durante la hora siguiente, hasta el anochecer, las mermadas divisiones de Jerome y Foy se limitarán a hostigar a los defensores desde el sureste y el sur hasta el fin de la batalla, sin lograr entrar en el recinto, dos de cuyos edificios se hayan derruidos y sin tejado, mientras que la capilla ha ardido por completo.

Los aliados que en todo momento se mantuvieron en el interior del perímetro sufrieron unas 2.500 bajas, de ellas unos 580 muertos; los franceses han tenido más de 5.000 bajas.

En total, Wellington destacó a 6.000 aliados en su defensa, bien apoyados por las baterías al norte del camino de Ohain, mientras que Reille implicó a unos 14.000 franceses en sus ataques; tropas que habrían podido servir mejor a Napoleón apoyando al flanco derecho de su despliegue en el ataque definitivo que lidera el mariscal Ney.

 

- Combates ante el Camino de Ohain ( de 18:30 a 19:00 horas 18 junio )

Las cuatro divisiones del 1º Cuerpo francés del general D'Erlon, al mando del mariscal Ney se hallan combatiendo durísimamente ante toda la línea central aliada a lo largo del camino de Ohain, desde el noreste de Hougoumont, pasando por el norte de la Haye Sainte, hasta las granjas de Papelotte y Haie. Ambos ejércitos están diezmados tras haber sufrido muchísimas bajas a consecuencia de los enfrentamientos librados desde la mañana.

El Duque de Wellington lleva la peor parte. Los Coraceros franceses le han obligado a formar varias de sus brigadas en cuadros, reduciendo su tasa de fuego ante las columnas de infantería francesa en avance, mientras que la artillería francesa se ha emplazado más cerca, causando estragos en las líneas de fusileros y artilleros aliados, que son masacrados; los tiradores franceses de vanguardia están sólo a 40 metros de distancia de sus líneas.

Muchos soldados aliados pierden la esperanza de victoria por completo, y comienzan a desertar en masa, uniéndose a la gruesa caravana de heridos evacuados hacia Waterloo y Bruselas por el camino a Mont Saint Jean. Wellesley abandona su puesto de observación en la granja al sur del pueblo y comienza a arengar a sus hombres, temiendo por una desbandada de los belgas y holandeses, algunas de cuyas unidades ya han huido.

El Conde de Uxbridge organiza contraataques con la caballería ligera que le queda, pero estos son detenidos por las fuerzas francesas, debiendo replegarse; algunos regimientos aprovechan el caos para desertar. Wellington ordena a las brigadas de caballería de Vivian y Vandeleur emplazarse en la retaguardia, para acabar con las deserciones masivas.

Ney, que sigue los combates desde las inmediaciones de la recién ocupada granja Haye Sainte, se percata de que las líneas francesas se estrechan progresivamente, tanto por las bajas producidas por la encarnizada lucha, como por la gran franja de terreno que deben batir. Si no reciben refuerzos pronto, se estancarán y no podrán romper el centro aliado.

Hacia las 18:30, Ney envía a Napoleón al coronel Heymes solicitando el envío inmediato al frente de más tropas. Bonaparte, preocupado entonces por el reciente ataque prusiano contra el ala derecha francesa en Plancenoit, se niega, replicando con un furioso sarcasmo: "- ¡ Más tropas...! ¿De dónde las voy a sacar...? ¿ Acaso espera que las fabrique...? "

En estos momentos, Napoleón solo tiene 14 de los 22 batallones de su Guardia Imperial por toda reserva; la mayoría ya han combatido, y del resto, 2 más están en Plancenoit, y 3 cubren el centro, desplegados junto a la posada Belle Alliance; los otros 9 están en el camino Charloroi-Mont Saint Jean, cerca de Rossomme. En cuanto a la caballería, solo le restan algunas unidades muy castigadas, que se reagrupan al oeste de la Belle Alliance.

Bonaparte atesora a su Guardia como último recurso; aún sigue aguardando impaciente la llegada del contingente de Grouchy, pues el sonido de sus cañonazos llega desde Wavre.

Para evitar más pérdidas, Wellington retrae los flancos hacia el centro, para llenar las brechas y reforzar su frente. La división de Chassé, que acaba de llegar de Merbe Braine, se incorpora en el flanco derecho, lo que posibilita a la brigada de Maitland, al noreste de Hougoumont, echarse cuerpo a tierra, ocultándose de los artilleros y fusileros enemigos; Wellington clama desesperado a sus oficiales: "- Dadme a Blücher, o dadme la noche..."

Poco antes, a las 18:45 horas, los infantes de la división de Durette divisan a una columna aproximándose por el noreste del camino de Ohain, en dirección hacia Papelotte. Es la vanguardia del 1º Cuerpo prusiano de Ziethen, al mando del propio mariscal Blücher, que ha cumplido su palabra con creces. Wellington temía que en el Estado Mayor prusiano se impusiera el criterio de generales anglófobos, como el de su jefe, Geneisenau.

Entre los soldados franceses comienza a cundir la inquietud. Ney vuelve a solicitar refuerzos a Napoleón que, tras haber contenido a los prusianos en Plancenoit, está dispuesto a enviar a su Guardia al frente, pero duda de si quienes se acercan son prusianos o los hombres del mariscal Grouchy, pues en la distancia sus uniformes parecen iguales; pero poco después los exploradores le confirman que es el resto del Ejército Prusiano.

Napoleón, en lugar de su infantería de reserva, envía al frente su última fuerza de caballería, que consiste en los Coraceros y Dragones del 3º Cuerpo de Caballería de Kellermann, los supervivientes del 4º Cuerpo de Caballería de Milhaud, la división de Caballería Ligera de la Guardia, de Lefebre Desnoettes, y la división de Caballería Pesada de la Guardia, de Guyot, las menguadas unidades que se habían reagrupado al oeste de la Belle Alliance.

Hacia las 19:00 horas, los jinetes avanzan siguiendo el camino Charleroi-Mont Saint Jean y después cargan contra el flanco derecho del centro aliado, en la franja de terreno entre Hougoumont y la Haye Sainte, pero su ataque es rechazado por la bien emplazada artillería aliada y los cuadros de fusileros aliados ubicados al norte del camino de Ohain.

 

- Ataque de la Guardia Imperial Francesa ( de 19:30 a 20:15 horas 18 junio )

Hacia las 19:00 horas, el 1º Cuerpo francés del general D'Erlon, al mando del mariscal Ney, se halla estancado en los combates ante las casi colapsadas tropas anglo-belgas del Duque de Wellington, emplazadas en la ladera de la meseta al norte del camino de Ohain, pero la vanguardia del 1º Cuerpo prusiano del general Ziethen, al mando del mariscal Blücher, comienza a aproximarse a reforzar su ala izquierda, en el sector de Papelotte.

Napoleón cree que ha llegado el momento decisivo, y ordena movilizar a su última reserva hacia el sector occidental del frente central, en la franja de terreno entre el norte de Hougoumont y el noroeste de La Haye Sainte, donde el ala derecha aliada apenas sufre más presión que un ineficaz bombardeo francés. Para contener a los prusianos que se despliegan lentamente ante Papelotte, Ney destaca a la división de Durette ante ella.

Bonaparte abandona su cuartel general en Rossomme y avanza hacia el frente con 9 batallones de la Guardia Imperial, 4 de ellos de Granaderos de la Vieja Guardia, formados por veteranos de veinte a veinticinco años de servicio, y 5 batallones de Cazadores de la Guardia Media, con veteranos de entre ocho y cuatro años de experiencia; en total, unos 4.500 hombres fanáticamente leales al Emperador, bajo el mando secundario del general Friant, con algunas piezas de artillería de la Guardia del general Drouot.

Esta fuerza de élite avanza por el camino Charleroi-Mont Saint Jean hasta llegar a la Belle Alliance, donde se les unen otros 3 batallones de la Guardia, que se quedarán junto a Napoleón para su seguridad personal, y a unos 500 metros de las líneas aliadas, este cede el mando del resto al mariscal Ney, que la conduce hacia su destino, entre las ovaciones de los soldados franceses del frente.

Napoleón se queda junto a la Belle Alliance y envía poco después a Ney al general Dejan, su Ayudante de Campo, para comunicarle la mentira de que el contingente del mariscal Grouchy, unos 30.000 soldados franceses, llega por el este. Ney lo cree, y comunica la falsa noticia al coronel Levasseur, para que este la difunda entre los soldados franceses, que la reciben con gritos jubilosos, y oleadas de ovaciones al Emperador.

Bonaparte sabe que su situación es ya muy desesperada tras la llegada de más prusianos. Levasseur anuncia la falaz llegada de Grouchy hasta alcanzar las posiciones de la división de Durette, en el ala derecha francesa, donde comienzan a impactar los cañones prusianos emplazados ante Papelotte y se oyen claramente las baterías ubicadas en Plancenoit, causando frustración entre las filas franceses, que se sumen en un profundo silencio; algunos llegan a rumorear que Grouchy les ha traicionado, pasándose a los Borbones.

Wellington prevé el objetivo del ataque francés y reorganiza su flanco derecho al norte de Hougoumont, manteniendo a la brigadas de infantería británica de Adam, Maitland y Colin Halkett al frente, apoyadas en retaguardia por las brigadas de caballería de Domberg y Vivian, las brigadas de infantería alemana de H. Halkett y una brigada belga-holandesa de la división Chassé, que apenas ha sufrido pérdidas.

En cambio el ala derecha del centro aliado, que enlaza con el anterior al noreste de La Haye Sainte, es más débil, y está formada al frente por tres batallones de Brunswicknianos, tres batallones alemanes de Kruse y la diezmada brigada de Ompteda, apoyadas en retaguardia por  las brigadas de caballería ligera belga y holandesa de Trip, Merlen y Ghigny, además de los restos de la brigada pesada británica de Sommerset.

A las 19:30 horas, los franceses avanzan al repique de tambor, en una columna de dos batallones de frente, formados en cuadros, los soldados a bayonetas calada y los oficiales sable en mano. En primer lugar marchan los Granaderos de la Vieja Guardia, seguidos de los Cazadores de la Guardia Media. El general Friant ordena "paso de carga" cuando rebasan la Haye Sainte, donde el propio mariscal Ney se une a ellos para liderar el ataque.

Ney emplaza dos de sus nueve batallones ante Hougoumont, aun defendida con éxito por los británicos, se queda con otros dos como última reserva y envía los otros cinco a atacar las líneas aliadas al noreste de La Haye Sainte.

Cuando se aproximan al camino de Ohain, los artilleros del flanco derecho aliado les lanzan potes de metralla a bocajarro. Varias decenas de Granaderos franceses resultan muertos o malheridos, entre ellos el general Friant. el mariscal Ney cae al suelo cuando su caballo es abatido; los cinco batallones de Guardias se detienen unos breves instantes, y continúan avanzando en perfecto orden, aunque superados, cuando Ney se reincorpora.

La Vieja Guardia comienza a subir por las lomas, atravesando un campo cubierto de los caballos y jinetes franceses muertos que participaron en un anterior ataque, abriéndose paso entre la humareda de la última descarga de la artillería aliada.

Un batallón del 3º regimiento de Granaderos de la Vieja Guardia, unos 400 hombres ahora al mando directo del general Morvan, es el primero en trabar combate. Ante su llegada, los artilleros de las baterías de Cleeves y Lloyd huyen abandonando sus piezas; los Brunswicknianos también retroceden, buscando refugio tras la caballería de Vivian.

El batallón de la Vieja Guardia continúa su avance, en perfecto orden pero mermado por las bajas, ahora contra los tres batallones al mando de Krusse, unos 2.800 soldados de Nassau. Se produce un nutrido intercambio de disparos, que termina con la increíble retirada de los holandeses hacia el norte cuando el Príncipe de Nassau resulta herido.

El batallón de Granaderos de Morvan continúa marchando en formación cerrada hacia el noroeste, encontrando la batería de la división de Chassé, que les arroja de frente una letal ráfaga de metralla a corta distancia, causando decenas de bajas. Chassé ordena a la 3ª brigada del coronel Detmer, unos 3.200 holandeses y belgas, realizar un contraataque cargando a la bayoneta; ampliamente superados, los franceses retroceden.

Wellington, aunque contenía sus sentimientos, se encontraba apesadumbrado. En unos pocos minutos varias de sus unidades anglo-germanas habían huido por efecto del miedo ante fuerzas francesas muy inferiores, y han sido los belgas y holandeses del general Chassé quienes han cerrado la brecha de su flanco derecho.

Otro batallón francés llega al frente, el del 4º regimiento de Granaderos al mando directo de Harlet, atacando a la 5ª brigada británica del general Colin Halkett; en total unos 520 franceses contra 2.200 ingleses, menos de los que debería haber, pues dos de sus batallones desertaron al ver llegar la primera oleada de Guardias franceses, y ahora los 33º y 69º regimientos comienzan a retroceder con idéntica cobardía.

Los franceses se detienen y lanzan una letal descarga de fusilería que causa centenares de bajas entre los ingleses; lo cual causa la desbandada de los regimientos que ya cedían terreno, el general Colin Halkett resulta herido, y el resto de su brigada, formada por los 30º y 74º regimientos, detiene el avance del batallón de Granaderos francés con nutridas descargas de fusilería y el apoyo de los infantes y artilleros de la brigada de Detmer.

Dos batallones del 3º regimiento de Cazadores de la Guardia llegan al camino de Ohain, en total unos 1.000 soldados franceses, al mando del general Michel, que son recibidos por fuego de metralla de las baterías artilleras de Bolton y Ramsay, causándoles decenas de bajas, aún así, siguen ascendiendo en disciplinada y admirable formación por la loma al norte de Hougoumont, hacia el flanco meridional de la brigada de Colin Halket.

El general Maitland, situado al lado, ordena a sus 2º y 3º regimientos de Guardias, unos 1.500 soldados, alzarse de su posición cuerpo a tierra y disparar desde lo alto de la loma. (Wellington afirmará no haber dado la célebre orden: "- Ahora Maitland, ahora...!")

Hacia las 20:00 horas, los hombres de Maitland se incorporan con gran celeridad, formando cuatro líneas en la parte superior de la meseta, ante los sorprendidos Cazadores franceses que se encuentran avanzando hacia ellos, hallándose sólo a 40 metros de distancia cuando los Guardias escoceses les fusilan, masacrando brutalmente las primeras filas de los atacantes, sumiendo en total confusión y temor al resto de sus compañeros.

Los franceses veteranos mantienen la compostura mientras sus desdichados compañeros caen a decenas a consecuencia del nutrido fuego aliado, oponiendo una severa resistencia; la escena se nubla con una densa humareda a causa de las deflagraciones de pólvora.

El desigual intercambio de disparos dura unos 10 minutos. Cuando la neblina desciende, los infantes franceses más cercanos pueden ver como los Cazadores de la Guardia caminan hacia atrás, sin dar la espalda a los escoceses ni perder la cohesión o dejar de disparar, pero en franco repliegue, y la noticia se corre pronto entre ellos: "-¡La Guardia retrocede!"

Durante las campañas de Napoleón, las tropas de su Guardia Imperial, formadas sin duda por los mejores soldados de Europa, no habían retrocedido jamás, así que la sola visión de esta circunstancia resulta suficiente para que todos los infantes de Línea franceses se desmoralicen sobremanera al enterarse, perdiendo sus esperanzas de victoria y con ellas su espíritu de lucha. Los soldados del 1º Cuerpo francés reducen su ritmo de actividad. 

Los escoceses de la brigada de Maitland vociferan ardorosos gritos de alegría para cargar espontáneamente a la bayoneta colina abajo, mientras algunos franceses comienzan a huir en desbandada por la planicie. Wellington ordena secundar la carga, y la Brigada Ligera de Adam, con unos 2.500 británicos situados en el extremo del ala derecha, se suma al contraataque, hostigando el flanco de los batallones de Cazadores en retirada.

Desde el sur avanza el batallón del 4º regimiento de Cazadores de la Guardia del general Henrion, el último de los enviados por Ney al frente, que con su sola presencia, marchando en una formación cuadrada erizada de bayonetas, hace desistir a los más numerosos Guardias escoceses de la brigada de Maintland de continuar su carga, huyendo hacia el norte, seguidos de cerca por los franceses.

La brigada de Byng carga contra el batallón de Cazadores de Henrión, que logra repeler varios asaltos a pesar de su inferioridad numérica, pero finalmente son desbordados en un sangriento combate por la llegada de la brigada de Adam y se retiran; dejando una brecha en el centro del frente francés, en la zona de La Haye Sainte.

Wellington detiene el contraataque aliado un breve instante para organizar una ofensiva en coordinación con los prusianos que llegan desde el noreste o que se están ante Placenoit.

Desde entonces, hacia las 20:15 horas, todas las divisiones del 1º Cuerpo francés se baten sucesivamente en retirada más o menos ordenada hacia el sur, mientras Ney intenta cerrar la brecha central organizando una retaguardia al sur de La Haye Sainte con los cuatro batallones de la Guardia bajo su mando; Napoleón decide permanecer en la Belle Alliance con el mismo propósito, junto a los otros tres batallones de su Guardia que le quedan.

 

- III y Último Asalto Prusiano a Plancenoit ( de 20:15 a 21:00 horas 18 junio )

Entre las 19:30 y las 20:00 horas, la vanguardia del 1º Cuerpo prusiano del general Ziethen, unos 15.000 soldados, se despliega cerca de la granja de Papelotte, ante la división de Durette, en el ala derecha del 1º Cuerpo francés de D'Erlón, y el 6º Cuerpo francés de Lobau, destacado entre el anterior y el norte de Plancenoit.

El mariscal Blücher cabalga hacia este sector y ordena a los generales Pirch y Bülow, de los 2º y 4º Cuerpos, ya con unos 30.000 prusianos desplegados al este de Plancenoit, retomar la ofensiva contra la villa para flanquear al 1º Cuerpo francés y obligarle a retroceder, liberando a los anglo-belgas de su presión a lo largo del camino de Ohain.

El sector de Plancenoit está defendido por el 6º Cuerpo de Lobau, la división de la Joven Guardia Imperial al mando del general Duhesme, y dos batallones de la Vieja Guardia, sumando en total unos 20.000 franceses.

Hacia las 20:15 horas, los prusianos de Pirch y Bülow realizan cargas masiva a la bayoneta calada, iniciándose una serie de sangrientos combates cuerpo a cuerpo por las calles de la villa, en los que Duhesme es herido de muerte, como el general de brigada francés Barrois, y el propio Lobau es capturado.

Al cabo de media hora, los asaltantes comienzan a flanquear Plancenoit por el sur, obligando a la Joven Guardia a retroceder para no quedar cercada, maniobra que sus soldados realizan manteniendo en todo momento su disciplina y formaciones; para cuando abandonan la parte occidental de la villa han sufrido no menos de 3.500 bajas.

Los batallones de la Vieja Guardia son los últimos en replegarse de Plancenoit, disparando continuamente desde el interior de la iglesia y el camposanto; los prusianos les asaltan hasta una treintena de veces consecutivas, cubriéndose el terreno circundante con los cuerpos de sus muertos y heridos. En los combates por la villa y sus cercanías, los prusianos habrán tenido más de 6.000 bajas en toda la jornada.

Al anochecer, los prusianos se adueñan de Plancenoit, reducida en parte a escombros y con varios edificios ardiendo. Los fugitivos se retiran hacia el oeste, hacia la zona de la Belle Alliance, donde Napoleón dirige el último foco de resistencia del Ejército del Norte, con tan solo tres batallones de la Guardia Imperial. Por entonces los 1º, 2º y 6º Cuerpos han huido en desbandada hacia el sur y la batalla está ya perdida para los franceses.

 

- Ataque Aliado y Fin de la Batalla ( de 20:15 a 23:00 horas 18 junio )

Wellington agita su sombrero, indicando a sus brigadas anglo-belgas y anglo-germanas que por fin pueden pasar a la ofensiva, descendiendo las laderas de la meseta del camino de Ohain; y en particular por la brecha abierta en el centro de las líneas francesas entre Hougoumont, aún defendida por Guardias británicos, y La Haye Sainte. Los prusianos de Blücher avanzan hacia el suroeste desde Papelotte y asaltan Plancenoit.

Las divisiones de la Guardia Media y la Vieja Guardia francesa ceden terreno lentamente por la franja de terreno entre Hougoumont, donde se concentra el 2º Cuerpo de Reille, y la Haye Sainte, donde el mariscal Ney intenta reagrupar a los batallones de la Guardia en repliegue, mientras el 1º Cuerpo francés de D'Erlon se repliega a sus posiciones iniciales; al sureste, el 6º Cuerpo y la Joven Guardia retroceden hacia la Belle Alliance, donde Napoleón intenta crear otro núcleo de resistencia con tres batallones de su Vieja Guardia.

Al este de Hougoumont avanza la brigada de infantería de Hannover al mando de Halkett apoyada por la brigada de caballería anglo-germana de Vivian, mientras un poco más al oeste marchan el 52º regimiento británico y la brigada de Adam.

La brigada alemana de Halket ataca a los restos de las divisiones francesas de Foy y Jerome, posicionadas ante Hougoumont, y estas retroceden hacia el sur. La caballería de Vivian acomete contra dos batallones de Granaderos de la Vieja y otros dos de Cazadores de la Guardia Media, formados en cuadrados que el mariscal Ney intenta reagrupar. En la confusión, el 52º regimiento británico ataca por error al 23º de Dragones de Domberg.

En el ala izquierda de su brigada alemana, el general Halket lidera un batallón de unos 630 hannoverianos, que a su vez avanza a la derecha de la brigada de Adam, encontrando un batallón francés del 1º de Cazadores de la Vieja Guardia del general Cambronne, la unidad de élite francesa forma en cuadro y queda aislada de las otras que están en la llanura.

Los milicianos alemanes forman líneas de tiradores que disparan contra los 500 veteranos franceses, que sufren decenas de bajas, pero mantienen su formación, avanzan y responden con otra potente descarga que conmociona a los prusianos por la cantidad de muertos y heridos que causa. Halkett arenga a sus hombres y les hace cargar a la bayoneta, los Guardias retroceden y después se disuelven; Cambrone resulta herido y es capturado.

Hacia las 20:30, dos de los cuadros de Guardias de Ney han sido deshechos, desbordados por el masivo avance coaligado. El resto del Ejército del Norte francés se repliega hacia sus posiciones iniciales, pero varios regimientos comienzan a desertar en masa, arrojando sus armas y dejando atrás su artillería, mientras otros logran mantener la cohesión y oponen resistencia; pero uno tras otro se desintegran ante las cargas de caballería ligera aliada.

Los restos de la Joven Guardia que consiguen escapar de Plancenoit se unen a los tres batallones de la Vieja Guardia desplegados en cuadros al lado de la Belle Alliance, en uno de ellos se encuentra Napoleón. Media hora después llegan los supervivientes que defendieron la villa hasta el final, seguidos de cerca por jinetes prusianos.

Para entonces, los 1º, 2º y 6º Cuerpos franceses han abandonado el campo de batalla. Casi todas sus unidades regulares han perdido la cohesión ante las sucesivas cargas de la caballería aliada y la avalancha de infantería aliada que le sigue, dispersándose en pequeños grupos de soldados que huyen al sur en medio de la noche sin ningún orden, en total desbandada, para salvar sus vidas; algunos llegan incluso a arrojar sus estandartes.

Los Lanceros de la división de caballería de Jaquinot realizan algunos contraataques limitados al noreste de la Belle Alliance, pero pronto se ven obligados a retirarse, dejando sola a la Guardia Imperial. Los prusianos se reagrupan en las afueras de Plancenoit y marchan al encuentro de los Granaderos de la Vieja Guardia de Napoleón desde el este, mientras Wellington avanza desde el norte.

Napoleón se encuentra en el lado occidental de la posada Belle Alliance, en el interior de uno de los tres cuadros de sus batallones de Granaderos, reforzado por una unidad de Marines, otra de zapadores y seis cañones ligeros. Los prusianos son los primeros en llegar, atacando los cuadros orientales, entorno a los cuales se libran duros enfrentamientos, poco después la brigada ligera británica de Adam ataca el cuadro donde está Bonaparte.

A las 21:30, las vanguardias prusianas se acercan a Rossomme. Ante la perspectiva de ver cortada su ruta de escape, los oficiales de la Guardia suplican a Napoleón que se retire; este pretendía atraer a más de sus tropas con su gesto, o morir antes que ser derrotado, pero ver como sus más fieles soldados sacrifican sus vidas a cambio de la suya le conmueve, y emprende la huida a caballo hacia el sur, en dirección al pueblo de Genappe.

Los tres batallones de Granaderos de la Vieja Guardia se repliegan extraordinariamente, posibilitando la huída de muchas otras unidades francesas. Un batallón se retira por el camino a Charleroi y los otros dos campo a través, siempre con sus tambores batiendo y sus banderas desplegadas. Los jinetes aliados se estrellan contra sus formaciones cerradas, resultándoles imposible romperlas, dejando tras de sí un reguero de cadáveres.

A las 22:00, Wellington y Blücher se encuentran en la Belle Alliance, dándose la mano cordialmente, como sincera muestra de amistad. Los ejércitos aliados han vencido, y sus soldados lo celebran con vítores y ovaciones.

La exhausta infantería anglo-belga cesa su actividad y acampa en sus posiciones al sur de Mont Saint Jean, mientras más heridos comienzan a ser evacuados en largas caravanas a Waterloo y Bruselas. Los 1º y 4º Cuerpos prusianos montan sus tiendas cerca de la granja de Pappelotte y del pueblo de Plancenoit.

El campo de batalla ofrece en aspecto desolador, cubierto de muertos, heridos y gimientes moribundos; muchos cadáveres franceses se amontonan entorno a Hougoumont en los lugares donde cayeron; otras unidades aliadas han sido masacradas, como el 27º regimiento británico, cuyos hombres yacen aún en su formación de cuadro. Algunos de los caídos habrán de agonizar durante tres días antes de recibir atención.

Por la zona empiezan a merodear campesinos belgas que no dudan en asesinar a los soldados heridos que se resisten al robo de sus escasas pertenencias; a ellos se suman los soldados aliados, que recuperan las armas y equipos aún utilizables, aunque también se entregan al saqueo, tanto de sus compañeros como de los franceses caídos.

Gneisenau, jefe del Estado Mayor prusiano, se encarga de organizar la persecución de la retirada francesa con la caballería prusiana, que se detiene hacia las 23:00 horas, cerca de Genappe, donde dos batallones de la Vieja Guardia forman un gran cuadro y después una columna, protegiendo así la retaguardia del Ejército del Norte francés, pero no pueden impedir que sus perseguidores capturen a miles de compañeros y su material de guerra.

Durante la jornada, los franceses han sufrido unas 25.000 bajas entre muertos y heridos, otros 9.000 son hechos prisioneros, otros 9.000 desertarán durante la noche, y pierden unos 220 cañones. Los ingleses, belgas, holandeses y alemanes tienen unas 15.000 bajas, y varios millares desertaron durante la tarde; los prusianos registran unas 7.000 bajas. Muchos moribundos serán abandonados a su suerte, siendo asesinados por saqueadores.

Al día siguiente, Blücher sugerirá llamarla la batalla de la Belle Alliance, pero Wellington prefiere llamarla en sus informes como de Waterloo, por que suena inglés, y allí tenía un cuartel general. En sus relatos minimizará la intervención prusiana, y hará encargar una maqueta en la que estas fuerzas aparecerán en los márgenes y escasas. El mismo día reconoce que la actuación prusiana fue decisiva, más si cabe que la de los británicos en Hougoumont. La historiografía francesa la conocerá como batalla de Mont Saint Jean.

Para Napoleón supone su segunda y última derrota. Entre sus causas directas figuran la incompetencia demostrada por el mariscal Ney u oficiales como Jerome, que se obstinó demasiado en atacar Hougoumont, sin embargo la estrategia de Bonaparte, fundada en un ataque frontal, se demostró errónea, así como su demora en enviar sus reservas al frente. Para muchos franceses será Grouchy el gran culpable y traidor, por no haber comparecido. Esta derrota supone, por el momento, el fin de la campaña francesa de Bélgica.

Batalla de Waterloo

Batalla de Waterloo ( 1815 )


Aquí finaliza esta cronología. 

u Volver a Portada de Guerras Napoleónicas

Si eres miembro De Re Militari, También puedes consultar otros Servicios en Línea.