DE RE MILITARI

 Lista de correo de aficionados a la Militaria

 

Cronologías

 

 

  

Las Guerras Napoleónicas 

Capítulo XIII

Enero a octubre de 1809

 

Índice de épocas y temas, todo disponible en esta página:

La Quinta Coalición: Guerra entre Austria y Francia; abril a octubre 1809

u Volver a Portada de Guerras Napoleónicas

 


Las Guerras Napoleónicas: Capítulo XIII

 

La Quinta Coalición.

Guerra contra el Imperio Francés: 1809

 

1809

14 enero 1809: Alianza de Inglaterra y España contra Francia.

16 enero 1809: El jefe del Estado Mayor austriaco, Mayer, prepara un plan de ataque a Baviera.

17 a 24 enero 1809: Napoleón viaja a París ante los informes del rearme austriaco.

 8 febrero 1809: El Emperador Francisco II de Austria aprueba el plan de ataque a Baviera.

12 febrero 1809: El Archiduque Carlos es nombrado comandante en jefe del Ejército Austriaco.

16 febrero 1809: Tropas austro-húngaras comienzan a reagruparse en Bohemia.

20 febrero 1809: Mayer es cesado como jefe del Estado Mayor austriaco.

13 marzo 1809: En Suecia, el Consejo de Estado destituye al rey Gustavo Adolfo IV.

17 marzo 1809: El mariscal Berthier es nombrado por Napoleón jefe del Estado Mayor francés.

21 marzo 1809: Poniatowsky, nombrado comandante del Ejército polaco del Ducado de Varsovia.

 9 abril 1809: 

La Quinta coalición contra Francia.

Napoleón creía seguras las fronteras centroeuropeas del Imperio Francés e invadió España en noviembre del pasado año con 200.000 soldados; pero a diferencia de lo ocurrido en otras campañas, la rápida ocupación de la capital, Madrid, no supuso la rendición de los españoles, que se organizan en partidas de guerrilleros continuando la lucha.

El Emperador Francisco II aún desea vengar la humillante derrota de Austerlitz en 1805, y que costó a los Habsburgo la pérdida de su hegemonía en el Sacro Imperio Germánico,  disuelto por Bonaparte para fundar la Confederación del Rin, así como sus posesiones en Lombardia y otros estados italianos, unificados por el corso como el Reino de Italia.

La escalada de las hostilidades en España brinda a los austriacos una nueva posibilidad de derrotar a Francia y recuperar sus territorios, pues los espías informan que las guarniciones francesas de de la Confederación del Rin y el Reino de Italia se hallan muy debilitadas.

A principios de este año, el Estado Mayor austro-húngaro comienzan a estudiar una campaña contra Francia. Los prusianos y los ingleses le prometen su ayuda cuando comiencen las hostilidades. En marzo se perfila el plan de operaciones austriaco, que contempla un triple ataque a los estados aliados de Francia: Baviera, Italia y Varsovia.

Napoleón es informado por sus espías de los reclutamientos de soldados y los movimientos de tropas dentro de Austria, y ordena rápidamente levantar un ejército en Baviera, que será el principal objetivo de la Coalición. Bonaparte abandona España y se dirige a París para preparar la defensa de sus territorios centroeuropeos.

Inglaterra apoyará el esfuerzo bélico austriaco presionando con su armada en el Canal de la Mancha, obligando a los franceses a guarnecer su costa. Por lo demás, Austria deberá librar toda la campaña continental con sus propias tropas. Francia, con la mayoría de su ejército en España, recluta alemanes en masa, sobre todo bávaros, sajones, polacos e italianos.

Hoy la Coalición comienza a actuar con el avance de las tropas austriacas hacia Baviera.

La V Coalición contra Francia

La V Coalición contra Francia ( 1809 )

10 abril 1809:

Austria invade Baviera, Italia y Varsovia.

Austria invade Baviera, declarando así por cuarta vez la guerra a Francia desde 1792. Los austrohúngaros cruzan la frontera oriental bávara, dirigiéndose hacia el Danubio para arrollar a las escasas unidades franco-alemanas que defienden el sector.

El comandante en jefe del Ejército Austro-Húngaro es el Archiduque Carlos, que dispone de 260.000 soldados austriacos, húngaros y balcánicos organizados en once Korps o Cuerpos de Ejército desplegados por toda Austria, desde el sur de Polonia y Sajonia, al este de Baviera, donde se concentran unos 180.000 soldados, y al noreste del Reino de Italia.

El 1º Cuerpo del general Bellegarde, está en Saaz, al sur de Sajonia, apoyado por el 2º de Kollowrat desde Pilsen, juntos atacan el norte de Baviera como flanco derecho del ataque principal, que tiene lugar más al sur.

El Archiduque reúne bajo su mando directo el 3º de Hohenzollern, el 4º de Rosemberg, el 5º de Louis, y dos Cuerpos de Reserva, el 1º de Liechtenstein y el 2º de Kienmayer. Avanzan desde Linz cruzando hoy el río Inn entre Branau y Schärding. Desde Salzburgo, el 6º de Hiller marcha hacia el oeste para servir como flanco izquierdo del despliegue principal.

El 7º Cuerpo del general Ferdinand está en Cracovia, al sur de Varsovia, mientras que los 8º y 9º Cuerpos, al mando conjunto del Archiduque Juan, están al noreste del Reino de Italia.

Napoleón es sorprendido por la celeridad del ataque. La Grande Armée de Baviera cuenta sólo con unos 102.000 soldados alemanes, pero sólo 77.000 están cerca de la frontera, aunque divididos a su vez en dos grupos; el resto aún se hallan avanzando al frente desde sus guarniciones o estados de origen.

El Mariscal Berthier, jefe del Estado Mayor francés, tiene temporalmente bajo su mando en Baviera a seis cuerpos germano-franceses de tamaño muy irregular. Debido a la sorpresa del ataque austriaco, muchas unidades no tienen todos los soldados que debieran ni están aún en sus posiciones asignadas, por lo que la línea del frente presenta varias brechas.

El 9º Cuerpo del mariscal Bernadotte se halla en Dresde, en Sajonia, marchando hacia el sureste para reunirse en  la frontera al noreste de Baviera con las divisiones del 3º Cuerpo del mariscal Davout, diseminadas entorno a Bayreuth y Neumark; a su retaguardia se hallan algunas tropas del 8º Cuerpo wurttemburgués de Vandamme.

Más al sur, en la frontera del centro de Baviera, se encuentra el 7º Cuerpo bávaro del mariscal Lefevbre, con sus divisiones desplegadas desde Regensberg a Munich, la capital bávara. En su retaguardia se hallan elementos del 4º de Massena y el 2º de Oudinot, con pequeñas unidades de Baden y Hesse marchando hacia Ulm para reunirse.

En Varsovia se halla el contingente de sajones y polacos al mando del príncipe Poniatowsky, el Reino de Italia es defendido por el Ejército de Italia, al mando de Eugene Beahuarnais.

Los primeros combates tienen lugar en Landshut, en la frontera central de Baviera. El Archiduque Carlos, informado de la debilidad del Cuerpo de Davout, intentará envolverlo en una gran maniobra con parte de sus tropas y la columna de Bellegarde. Los germano-franceses se repliegan en desorden y con miedo hacia el oeste para reagruparse.

16 abril 1809: 

Batalla de Sacile.

En el noreste de Italia, un ejército de 36.000 franceses e italianos, al mando de Eugéne Beauharnais, ataca las posiciones del Archiduque Juan, defendidas por 46.000 austriacos. Una batalla brutal, en la que, entre ambos bandos, pierden la vida unos 6.000 hombres hasta que los franceses optan por replegarse, sin ganar ventaja ninguno de los contendientes.

17 abril 1809:

Napoleón en Baviera.

Bonaparte llega hoy a Donauwörth con su Guardia Imperial y asume el mando de la Grande Armée de Baviera. La presencia del emperador eleva la moral de sus tropas de manera inconmensurable: los soldados, que se batían en retirada al saberse en inferioridad ante los austriacos, se detienen en sus posiciones al conocer la noticia, confiando ciegamente en que las capacidades estratégicas del corso les conduzcan a la victoria.

Napoleón ordena a Massena y Oudinot que dirijan sus Cuerpos de Ejército hacia Landshut para detener el avance del contingente principal austro-húngaro, mientras Davout y Bernadotte deben replegarse hacia el suroeste, destruyendo tras su paso los puentes del Danubio, para unirse a Levfebre y Vandamme, que concentran sus Cuerpos en Abensberg como paso previo a una contraofensiva. Lannes avanza hacia el frente con otro nuevo Cuerpo de Ejército recién creado.

Los austriacos avanzan por Baviera oriental en tres columnas; la del norte, formada por los dos Cuerpos de Bellegarde y Hohenzollern camino de Regensberg para atacar la retaguardia de Davout, otra más al sur, formada por los cuerpos de Hohenzollern y Rosemberg, cuyo objetivo es cortar el paso a las tropas de Davout, y la principal, con los cinco Cuerpos restantes al mando del Archiduque de Austria, que marchan en dirección a Landshut.

II Campaña de Napoleón contra Prusia

 II Campaña de Napoleón contra Prusia  ( 1809 )

19 abril 1809: 

Batalla de Raszyn.

Al sur del Ducado de Varsovia, el ejército de 30.000 austriacos del 7º Cuerpo al mando de Ferdinand avanza hacia la capital cuando le sale al paso un contingente de 15.000 polacos y 5.000 sajones al mando del Príncipe Poniatowski. Tras una cruenta lucha cuerpo a cuerpo en los bosques y pantanos de Raszyn, los austriacos desisten de ir hacia su destino, después de sufrir 2.000 bajas. Sin embargo, el mismo Poniatowski entregará Varsovia a los austriacos dentro de unos días para evitar que sea bombardeada.

19 abril 1809: Combates de Hausen y Teugn, entre tropas de Davout, Hohenzollern y Rosemberg.

20 abril 1809: 

Batalla de Abensberg.

En Baviera, el ejército del Archiduque Carlos de Austria avanza hacia Regensberg con 80.000 soldados de los Cuerpos de Hiller, Louis y Kienmayer, en conjunción con otros 80.000 austro-húngaros de los Cuerpos de Hohenzollern, Rosemberg y Liechtenstein.

El Cuerpo francés del mariscal Davout pudo ayer evitar ser cercado por semejante fuerza tras librar varios combates en Hausen y Teugn, llegando a Abensberg, donde se reúne con los Cuerpos franco-alemanes de Lannes, Lefebvre y Vandamme, congregándose 113.000 soldados.

Bonaparte toma el mando de la Grande Armée, posicionado sus fuerzas a la izquierda del mariscal Berthier. Los bávaros del centro resisten una gran presión hasta que los 25.000 jinetes del nuevo Cuerpo de Ejército franco-germano al mando del mariscal Lannes hacen retroceder a todo el flanco izquierdo austriaco, dividiendo al ejército del Archiduque.

Unos 90.000 wurtemburgueses, bávaros y franceses atacan a los austro-húngaros ya en inferioridad. Napoleón envuelve el flanco del Archiduque, que ordena retirada para no comprometer al resto de sus tropas, sufriendo 2.700 bajas entre muertos o heridos y otros 4.000 son apresados; los franco-germanos tienen unas 2.000 bajas.

El Archiduque se retira al este, a Eckmuhl y el general Hiller al sureste, a Landshut; los franceses les perseguirán hasta ambos lugares, donde continuarán las hostilidades. La ofensiva austriaca se ha convertido en una retirada, y sus fuerzas se hallan divididas.

21 abril 1809: 

Toma de Landshut.

Parte del contingente austriaco derrotado ayer en Abensberg, unos 36.000 hombres al mando del general Hiller, cruza el Isar retirándose a la ciudad de Lanshut, siendo perseguido por la caballería francesa del mariscal Lannes, que derrota a las fuerzas de retaguardia y entra en la ciudad atravesando un puente en llamas. Después, las tropas de infantería de Massena atacan por la orilla derecha del Isar. Los austriacos pierden 9.000 hombres, mucho material de guerra y provisiones.

22 abril 1809: 

Batalla de Eckmuhl ó Eggmühl.

Mientras que la mayoría ejército francés se bate con parte del ejército austriaco en Landshut, Napoleón envía a la vanguardia de sus tropas al mariscal Davout en persecución del que creía ser el menor grupo de los austro-húngaros derrotados en Abensberg.

En Eckmuhl, el Archiduque Carlos reagrupa a los 3º y 4º Cuerpos de Hohenzollern y Rosemberg y el 1º de Reserva de Liechtenstein, unos 75.000 soldados, el triple de las fuerzas que Bonaparte espera encontrar.

Los 20.000 franco-germanos del 3º Cuerpo de Davout atacan confiados a los austro-húngaros, que sabiéndose en superioridad, contraatacan con 40.000 de sus hombres.

Los franco-germanos forman a la defensiva en buenas posiciones elevadas y Davout pide refuerzos desesperadamente a Bonaparte. El 3º Cuerpo resiste en solitario hasta que a las 13:00 horas el mariscal Lannes acude en su ayuda con 30.000 soldados que rechazan a los austro-húngaros.

Napoleón ordena al resto de sus unidades avanzar a Eckmuhl, donde llega el 7º Cuerpo de Lefebvre y la Guardia Imperial. Bonaparte logra reunir en el sector unos 90.000 hombres, con los cuales rompe las alas de los austriacos, empujándoles a la ciudad; las tropas del Archiduque ofrecen una fuerte oposición, cediendo terreno en una lucha muy cruenta.

Al anochecer, el Archiduque Carlos puede retirar sus tropas en buen orden, dejando atrás 7.000 muertos y 5.000 prisioneros. Los franceses y germanos tuvieron 5.000 bajas, pero Napoleón ha conseguido dividir definitivamente al ejército austriaco, gracias a la serie de maniobras más brillantes de su carrera, según el mismo afirmará.

Bonaparte concederá al mariscal Davout el título de Príncipe de Eckmuhl por su actuación.

23 abril 1809: Combate de Regensberg o Ratisbona; Napoleón resulta herido leve.

24 abril 1809: Combate de Neumarkt.

 3 de mayo: Batalla de Ebelsberg.

 5 y 12 de mayo 1809:

Combates de Magdeburg y Stralsund.

El comandante alemán Schill sale de su guarnición con 400 Húsares y 60 infantes, informando a sus superiores que va a realizar ejercicios de adiestramiento, pero en realidad pretende iniciar una revuelta contra los franceses, y se dirige a Magdeburg.

El coronel Vautier es enviado a interceptarlo con 1.000 soldados franceses y westfalianos. Schill manda un emisario a parlamentar con los westfalianos, pero los franceses le matan por la espalda, el comandante germano ordena a los suyos cargar, matando a 140 hombres y apresando otros 160; el coronel francés resulta muerto.

Schill es perseguido por más unidades francesas, y decide dirigirse a la ciudad portuaria de Stralsund, con la esperanza de embarcarse en algún navío de la Royal Navy. El comandante de la guarnición envía contra él 900 infantes y 140 Ulanos polacos; los jinetes guerrilleros logran derrotarles, capturando a 630 de ellos y sus dos cañones.

13 mayo 1809: Napoleón entra en Viena.

17 mayo 1809: El Papa Pío VII excomulga a Napoleón y le acusa de expoliar los Estados Pontificios.

21 a 22 mayo 1809: 

Batalla de Aspern-Essling.

Aunque Napoleón tomara Viena el 13 de mayo, el ejército austriaco del Archiduque Carlos aún puede expulsar a los franceses. Para combatirle, Bonaparte debe cruzar al norte del Danubio con su ejército de 48.000 infantes, 7.000 jinetes y 144 cañones.

Para impedírselo, los austriacos destruyeron todos los puentes sobre el Danubio que pudieron hallar en su retirada. Sin embargo, los franceses encuentran la isla de Lobau, y los ingenieros construyen en ella el ansiado puente hasta la ribera izquierda del río.

El 20 de mayo, el mariscal Massena guía por él a su Cuerpo de Ejército de 24.000 soldados y 60 cañones, con la intención de formar una cabeza al otro lado y explorar el territorio en derredor en busca de los austriacos. A la  mañana siguiente, el 21 de mayo, comienzan a ocupar las aldeas de Aspern y de Essling como cabeza de puente.

El Archiduque ordena a su ejército, de 85.000 infantes, 5.000 jinetes y 264 cañones, que desaloje a los invasores a cualquier precio. A las 16:00 horas los austriacos comienzan a atacar las posiciones francesas, a las que continúan llegando pequeños refuerzos a través del puente; al anochecer las aldeas están en ruinas pero los franceses aún permanecen en ellas.

El 22 de mayo los austriacos reanudan su ataque, reconquistando Aspern, pero los franceses vuelven a retomarla; la localidad cambiará de dueños al menos 10 veces durante todo el día, dándose feroces asaltos a bayoneta calada. 

Mientras tanto, en Essling tiene lugar una cruenta lucha con descargas de fusilería a corta distancia. Al caer la tarde los austriacos aniquilan al 3º Cuerpo de Ejército de Davout.  Napoleón, al reconocerse en grave inferioridad, interrumpe sus ataques ordenando a su ejército replegarse y atrincherarse en la línea de Aspern a Essling. 

Entonces el Archiduque Carlos cesa su ofensiva y bombardea las posiciones francesas aprovechando su mayor potencia de fuego, obligando a los invasores a retirarse a la isla de Lobau. Finalmente, los austriacos logran destruir el puente francés, concluyendo así la batalla al quedar ambos enemigos separados, al hallarse Napoleón en la orilla derecha del Danubio y el Archiduque Carlos en la izquierda.

Los franceses perdieron 20.000 hombres entre muertos, heridos y prisioneros. Entre los muertos figura el mariscal Lannes, a quien una bala de cañón le amputó una pierna; y también falleció en combate el general Saint Hilaire. Los austriacos tuvieron 23.000 bajas. Aspern - Essling es una de las batallas más sangrientas de la historia. 

Estratégicamente, se puede considerar un mortal empate. Bonaparte no es derrotado, pero sufre su primer gran revés militar al perder un tercio de sus hombres; y si bien no puede cruzar el Danubio, es un mero contratiempo. El Archiduque tampoco vence, pues no ha conseguido acabar con la presencia francesa en Austria, aunque en proporción a su enemigo ha tenido menos bajas. Ha sido una carnicería estéril.

31 mayo 1809:

Batalla de Stralsund.

Tras tomar la ciudad portuaria de Stralsund a mediados de mayo, el comandante guerrillero germano Schill cuenta con 1.500 soldados, entre auxiliares suecos y veteranos alemanes, además de 15 cañones; los franceses envían hoy contra ellos una fuerza de 5.000 soldados holandeses y daneses, que asaltan las puertas de la villa.

En la lucha subsiguiente, Schill es completamente rodeado y asesinado a cuchilladas tras ser desmontado de su caballo; sus hombres son derrotados, siendo apresados 670, los demás también resultan abatidos. Los holandeses y daneses sufren unas 1.600 bajas, entre muertos y heridos, contándose entre los primeros un general. La cabeza de Schill es enviada a Dinamarca, donde se conservará en un museo hasta 1839.

14 junio 1809: 

Batalla de Raab.

Un ejército de 44.000 franceses, al mando de Eugéne Beauharnais, ataca las posiciones del Archiduque Carlos al sureste de Viena, defendidas por 40.000 austriacos, quienes resultan desalojados de los pueblos de Kismegyer y Szabadhegy, para finalmente, llegada la noche, retirarse antes de perder más de los 3.000 hombres muertos y heridos que ya tenían, aparte de otros 2.000 que habían sido apresados. Los franceses por su parte sufren unas 2.500 bajas.

20 junio 1809: Carlos XIII es coronado nuevo rey de Suecia.

 4 julio 1809: Tropas francesas cruzan el Danubio, reiniciando la campaña.

 5 julio 1809: El Papa Pío VII es secuestrado por franceses y llevado a Grenoble, después a Savona.

 5 a 6 julio 1809: 

Batalla de Wagram.

Durante las últimas semanas tras el desastre de Aspern-Essling, Napoleón concentra en la ribera derecha del Danubio su Grande Armée, con 130.800 soldados, 23.300 jinetes y 554 cañones.

Aprendiendo de su fracaso anterior al intentar cruzar del Danubio desde un solo puente, Bonaparte fortifica la isla de Lobau, construyendo un puente de pontones a la orilla norte del río. En la noche del 3 al 4 de julio y aprovechando el mal tiempo, la vanguardia del ejército francés cruza de nuevo a la orilla izquierda  avanzando unos km. al este de Aspern y Essling, consolidando así una cabeza de puente.

El 5 de julio los franceses atacan de improviso las desprevenidas posiciones de los austriacos del Archiduque Carlos, unos 139.500 soldados, 18.600 jinetes y 480 cañones, que se repliegan hacia Wagram, a unas 10 millas de Viena, logrando los invasores consolidar su cabeza de puente, pasando todas sus tropas a la orilla izquierda. A mediodía los austriacos reagrupan todo su ejército y se enfrentan a ellos.

La mañana del 6 de julio los austriacos atacan una posición francesa en Anderklaa, empujando a las tropas del mariscal Bernadotte. Napoleón, furioso, destituye a su oficial por haber cedido terreno al enemigo, expulsándole del ejército francés. La próxima vez que vuelvan a verse en un campo de batalla estarán en bandos opuestos.

Durante el día ambos ejércitos reciben refuerzos: Bonaparte pasa a disponer de 170.000 soldados y el Archiduque de 146.000 soldados.

Durante el resto de la mañana se suceden más ataques austriacos contra los puentes de Lobau, pero el mariscal Massena acude a reforzar las líneas francas apoyado por las baterías de la isla fortificada, deteniendo el avance de las tropas del Archiduque. 

Napoleón recupera la iniciativa ordenando al mariscal Davout atacar el ala izquierda austriaca, haciéndola retroceder en el transcurso de un intenso duelo artillero a lo largo de un frente de 8 km, el más intenso de la historia del arma hasta esta fecha.

A mediodía, Bonaparte envía al mariscal francés Macdonald a realizar una carga con 8.000 soldados contra el centro del ala derecha austriaca. Los atacantes sufren muchísimas bajas, pero su acción consigue romper las líneas de los defensores, y resulta decisiva. Después de una lucha feroz, los austriacos son divididos, y comienzan a replegarse. 

El Archiduque Carlos reagrupa un contingente y ordena un astuto contraataque contra la retaguardia francesa, pero las tropas francesas rechazan el ataque.

Derrotados, los austriacos huyen a Moravia, tras perder unos 30.500 hombres, de los cuales unos 23.000 están heridos o muertos, otros 7.500 han sido apresados con 20 cañones y 10 estandartes. Otros 6.000 de los que habían sido dispersados se reincorporarán a sus unidades los próximos días; y otros 4.000 serán finalmente dados por desaparecidos o muertos.

Los franceses han tenido 43.000 bajas, de los cuales unos 27.000 corresponden a muertos y heridos, y otros 10.000 han desaparecido de sus unidades, dándoles por fallecidos, desertores, o cautivos. Además los galos han perdido 12 estandartes y 20 cañones.

El Cirujano Mayor de la Guardia Imperial, el gran doctor Larrey, conseguirá salvar a 2.000 hombres en estado grave aplicándoles larvas de Mosca Verde a las heridas, que devoran la carne putrefacta impidiendo que se extiendan las temidas infecciones. Napoleón le otorgará como premio el título de Barón.

Wagram es la mayor batalla desde la antigüedad hasta este año de 1809, por el número de fuerzas implicadas. El Imperio Francés ha ganado la guerra, pues los austriacos ya no están dispuestos a soportar más pérdidas y pedirán la paz dentro de 4 días.

Batalla de Wagram

Batalla de Wagram ( 1809 )

10 a 12 julio 1809: Combate y armisticio de Znaim.

 julio 1809: Napoleón crea el Ducado de Varsovia.

23 julio 1809: El Archiduque Carlos cesa como comandante en jefe, le sucede Liechtenstein.

29 julio 1809: Desembarco británico en Walcheren.

16 agosto 1809: 

Desastre de Walcheren

La Royal Navy envía una expedición de 35 barcos de guerra y 200 buques de transporte con el objetivo de tomar Amberes, como maniobra de distracción para atraer tropas francesas de centroeuropa. El objetivo secundario es rescatar a los 40.000 soldados que desembarcaron en Walcheren el 29 de julio, y que están enfermando de Malaria.

La expedición, comandada por el Conde de Chatham tarda demasiado tiempo en tomar a los franceses la ciudad de Flushing, en la isla de Walcheren, lo cual consigue el día de hoy. Mientras, el rey Luis Bonaparte reforzará la guarnición de Amberes, haciendo ya imposible su conquista.

Tras una serie de imponderables, 14.000 soldados se hallan enfermos y otros 7.000 fallecerán de Malaria. En combate murieron 217. La campaña en realidad no llegó a comenzar, siendo un auténtico recetario de incompetencia militar.

 8 octubre 1809: Francisco II de Austria nombra Ministro de Exteriores al Conde de Metternich.

19 octubre 1809: Tratado de Viena, paz de Schonbrunn. Fin de la V Guerra de Coalición.

15 diciembre 1809: Napoleón Bonaparte se divorcia de Josefina.


Aquí finaliza esta cronología. 

u Volver a Portada de Guerras Napoleónicas

Si eres miembro De Re Militari, También puedes consultar otros Servicios en Línea.