DE RE MILITARI

 Lista de correo de aficionados a la Militaria

 

Cronologías

 

 

  

Las Guerras Napoleónicas 

Capítulo V

Julio 1796 a octubre 1797

 

Índice de épocas y temas, todo disponible en esta página:

Primera Coalición, Guerras de la Revolución Francesa (IV): julio 1796 a 1797.

u Volver a Portada de Guerras Napoleónicas

 


 

Las Guerras Napoleónicas: Capítulo V

Primera Coalición

Guerras de la Revolución Francesa (IV)

Contraataques Austriacos en Italia, julio 1796 a octubre 1797

 

1796

28 a 30 julio 1796:

I Contraofensiva Austriaca en Lombardía.

El Emperador Francisco II de Austria está decidido a recuperar los ducados italianos que le arrebató Napoleón. En Trento se reúne un ejército de 47.000 soldados austrohúngaros al mando del Mariscal Conde de Wurmser, cuyo primer objetivo es levantar el sitio de Mantua y reconquistar Milán

Wurmser planea confundir a los franceses, intentado rebasar sus posiciones atacándoles por dos frentes a la vez, para ello divide a su ejército en tres grupos que deben maniobrar de formar coordinada. Así, si uno de ellos no consigue sus objetivos, podrá atraer tropas enemigas de otro frente, con lo que el otro contingente tendría más posibilidades de éxito.

El mayor contingente, con 24.000 soldados y dirigido por él mismo, avanzará hacia el sur por la orilla oriental del Garda, hasta llegar a Verona, y después de romper las líneas francesas continuaría a Mantua.

El general Quasdanovitch, con otros 18.000 soldados, avanzará hacia el sur por la orilla occidental del lago Garda, hasta llegar a Brescia, cortando la principal ruta de suministro francesa, para después dirigirse a Milán.

Otra división de 5.000 soldados austriacos al mando del general Meszaros se dirigirá a Verona, dando un gran rodeo por Bassano y Vicenza, únicamente con el objetivo de sorprender y aumentar la confusión de los franceses; y quizás tomar la capital.

El 28 de julio, Quasdanovitch avanza desplegando a sus tropas en dos grupos; el de vanguardia llega a Saló, al oeste del Garda, y otro se aproxima a Brescia. Las tropas de observación francesas se retiran. Mientras, Wurmser llega a Rivalta, al este del Garda, encontrando a 15.000 franceses de Massena, que también se repliegan al sur. La división de Meszaros entra en Verona y los franceses de Augerau, más al sur, se retiran a Rovobello.

Bonaparte cuenta en total con 42.000 soldados, bien alimentados, con la moral muy alta, experimentados y mejor dirigidos por sus oficiales que los austriacos. Sin embargo, el corso no tiene la iniciativa, como en ocasiones anteriores, y duda sobre su próxima acción; la noche del 29 de julio refuerza el sector entre Saló y el Mincio, al sureste de Lago Garda.

El 30 de julio, las tropas de Quasdanovitch al mando del general Vogel entran en Brescia, mientras sus brigadas de vanguardia, al mando de Ocskay y Ott, sitian a la guarnición francesa del fuerte de Saló y se aproximan a Lonato, en el extremo suroeste del Garda. Quasdanovitch llega a Montechiaro con las brigadas de Reuss, Sporck, Klenau y Lusignan.

Wurmser avanza con todo su ejército entrando en Peschiera, al otro extremo del Garda. Los austriacos botan algunas cañoneras en sus aguas para colaborar en la toma de la plaza fuerte y continúan avanzando hacia Valeggio, mientras las divisiones de Massena se repliegan hacia el oeste, al sector de Lonato.

Napoleón convoca un Consejo de Guerra en Rovobello para determinar qué hacer. Todos los generales, excepto Augerau, le aconsejan abandonar el este de Lombardía y replegarse hacia Milán, pero Bonaparte decide pasar a la ofensiva: levantará el sitio de Mantua y llamará al grupo de Massena para atacar primero a las tropas de Quasdanovitch

Fin de la I Campaña de Napoleón en Italia  

Fin de la I Campaña de Napoleón en Italia (1796-1797)

31 julio 1796: Abandono del sitio de Mantua.

31 agosto 1796

Combate de Lonato.

El general Quasdanovitch manda un ejército austro-húngaro que avanza en dos grupos entre Brescia y Saló; el de vanguardia avanza en dirección a Lonato, con el objetivo de cortar las rutas de comunicaciones francesas en Lombardía. Napoleón levanta el sitio de Mantua y se dirige al sector, donde sólo hay desplegados algunos destacamentos de observación.

En Lonato, una de las brigadas de vanguardia de Quasdanovitch, al mando del general Ott, ataca a la 5ª media-brigada francesa, parte de las fuerzas de observación de Napoleón, expulsándola de la villa después de más de cuatro horas de combates, y acosándola después con caballería. Durante la lucha, los franceses sufrieron 120 bajas, varias docenas fueron capturados; los austriacos tuvieron 270 bajas y 400 fueron apresados.

Al sector comienzan a llegar, provenientes de Peschiera y Valeggio, las divisiones de Massena y Despinois. Napoleón ordena recuperar Lonato. La artillería francesa desbanda a los Húsares húngaros. La media-brigada al mando del general d'Allemagne contraataca a la infantería austro-balcánica, y después se suma al ataque la brigada francesa de Rampon.

Massena concentra en el sector unos 14.480 infantes, 480 jinetes y 10 cañones, a lo que se suma la división de Despinois, de unos 4.700 soldados. Los austro-húngaros intentan mantenerse en el castillo de Lonato, pero superados abrumadoramente en número se retiran en buen orden a Ponte San Marco, al oeste, conteniendo a los franceses hasta anochecer.

 3 agosto 1796: 

Batalla de Lonato.

El 1 de agosto Napoleón entra Brescia, pero los austriacos que la ocupaban, al mando del general Vogel, se han retirado al norte, a las montañas, por lo que despacha a dos divisiones al mando de los generales Despinoy y Sauret en su persecución.

El grueso del ejército de Quasdanovitch seguía concentrándose en el sector de Lonato, al este, para maniobrar coordinadamente con el ejército principal del mariscal Wurmser, que avanza desde Vallegio para atacar a los franceses por su retaguardia. Bonaparte envía a Augerau al suroeste para detener al contingente de Wurmser, y se encamina a Lonato con las tropas de Massena para enfrentarse a Quasdanovitch.

El 3 de agosto, la brigada austro-húngaras al mando del general Ocskay, de la vanguardia de Quasdanovitch, ataca por sorpresa cerca de Lonato a la brigada francesa del general Pigeon, capturándole junto a buena parte de la 4ª media-brigada Ligera y tres cañones.

Napoleón asume el mando de parte de las unidades del general Massena, unos 10.440 infantes, 480 jinetes y quizás 10 cañones. Quasdanovitch envía como refuerzo a las brigadas de Ott, Klenaum, Spork y Reuss, sumando los efectivos austriacos en la zona 15.272 infantes, 2.349 jinetes y 18 cañones, aunque están más dispersos que los franceses.

Bonaparte ataca a los austro-húngaros, desplegados en tres columnas, derrotándolas una tras otra. Durante los enfrentamientos, las tropas de Quasdanovitch sufren unas 2.000 bajas y otros 3.000 hombres son capturados.

Muy desmoralizados, los austro-húngaros huyen a Desenzano, al este, para después desbandarse en desorden hacia Saló, al norte, y Peschiera, al este, alejándose del ejército de Wurmser, cuyas vanguardias son contenidas en Castiglione por las tropas de Augerau.

 3 agosto 1796: 

I Batalla de Castiglione.

El ejército austro-húngaro del mariscal Wurmser avanza hacia el noroeste para atacar la retaguardia francesa. A las 03:00 horas el grupo principal levanta el campamento en Goito, a unas doce horas al sur Castiglione; media hora después parten la brigadas de los generales Lipthay, y Schübirz, la primera avanzará hacia Montechiaro y la segunda hacia el norte, para cubrir el flanco derecho del resto de las unidades cuando inicien la marcha.

El día anterior, Napoleón envió a dos divisiones al mando del general Augerau para detener al ejército de Wurmser en el sector de Castiglione mientras el combatiría al ejército de Quasdanovitch en Lonato, a sólo unas 5 millas de distancia. Los franceses parten hacia Montechiaro a las 02:00 horas de la madrugada marchando en avanguardia las medias-brigadas al mando de Robert y Pelletier.

Hacia las 04:00 horas, las patrullas austriacas descubren la aproximación de los franceses y Lipthay decide desplegar su brigada a la defensiva en Castiglione y llamar a Schübert para que le refuerce, pues la oscuridad impide calcular la cuantía de las tropas francesas, cuyas avanzadillas llegan al sector a las 06:00 horas.

Augerau enfrenta progresivamente a sus 7.600 infantes y 4 baterías contra los 3.700 austriacos y 2 baterías de Lipthay, que sin embargo resisten muy bien en sus excelentes posiciones hasta que se les unen otros 2.200 austriacos de Schübirz hacia el mediodía.

A las 14:00 horas se une a Augerau la división de caballería francesa de Kilmaine, con 1.500 jinetes, pero una hora después comienza a llegar el grueso del ejército de Wurmser, con las divisiones de Davidovich, de unos 7.780 soldados, y Sebottendorf, con otros 2.900 más, y la potente reserva artillera austriaca, unas 30 baterías.

Los franceses impusieron su superioridad numérica durante la mañana deteniendo el avance austriaco hasta la llegada del grueso de su ejército, pero cuando esta tuvo lugar era demasiado tarde para que Wurmser pudiese alcanzar su objetivo estratégico.

Augerau protege así la retaguardia de Bonaparte, pudiendo este concentrar la mayoría de sus tropas en Lonato dispersando por completo al contingente de Quasdanovitch.

 4 agosto 1796: 

Rendición de Lonato.

Después de su derrota el día anterior, tres batallones del disperso ejército de Quasdanovitch intentan abrirse paso entre las líneas francesas para unirse al contingente del mariscal Wurmser, encontrando el cuartel general de Napoleón cerca de Lonato.

El Mayor austriaco Knorr invita a Bonaparte a rendirse, pero este le responde: " - Pobre loco... no sabes que estás en presencia del general en jefe, con todo su ejército...! Vete y dile a quienes te han enviado que les concedo cinco minutos para rendirse, o les haré pasar por el filo de una espada como venganza por el ultrajante insulto que han osado hacerme..!"

Más de 2.000 desmoralizados soldados austro-húngaros se rinden entregando sus fusiles, cuatro cañones y tres estandartes. Napoleón les engañó, pues en el momento de su llegada el cuartel general francés estaba defendido tan sólo por una pequeña escolta.

 5 agosto 1796: 

II Batalla de Castiglione o de Solferino.

Napoleón tiene congregado al sur de Lonato un ejército de 24.000 infantes y 2.400 jinetes, exhaustos por los continuos combates y marchas forzadas de la última semana. Wurmser acampa 5 millas al sur, en Castiglione, con 14.000 infantes y 1.200 jinetes, menos de la mitad de los efectivos que tenía al inicio de su campaña, aunque con más artillería que los franceses, que hubieron de abandonar 100 piezas al levantar el sitio de Mantua.

Bonaparte envía a las divisiones de Massena y Augerau a atacar las fuertes posiciones austriacas de espaldas a Solferino y ordena a Fiorella comandar la división de Serurier para envolver su flanco izquierdo, cogiendo a Wurmser desprevenido tanto por la celeridad de su maniobra como por la cantidad de soldados que lidera; al verse superado en número y flanqueado dará orden de retirada a sus desmoralizados hombres.

Los austriacos huyen derrotados, tras haber sufrido unas 2.000 bajas. Los franceses han tenido, a pesar de su ventaja, unas 1.500 bajas, en gran parte debido a su agotamiento, que también les impide aprovechar su victoria acosando a los fugitivos en su precipitada huída.

Napoleón se repliega para dar descanso a sus tropas y volver a sitiar Mantua. Wurmser, casi sin suministros, abandona Lombardía retirándose a Peschiera camino de Trento, donde reunirá a su ejército, recibiendo refuerzos y abastecimientos para lanzar otra ofensiva para intentar liberar Mantua y recuperar los condados lombardos.

Batallas de Lonato y Castiglione

Batallas de Lonato y Castiglione ( 1796 )

 7 agosto 1796: Wurtemberg firma la paz con Francia, cediendo territorios y pagando tributo.

11 agosto 1796: Batalla de Neresheim; inicio de otra ofensiva del general Moreau en el Rin.

11 agosto 1796: Tropas de Jourdan entran en Nuremberg.

18 agosto 1796: Tratado de paz con el Margrave de Baden, que cede territorios.

19 agosto 1796

II Tratado de San Ildefonso

El rey español Carlos IV de Borbón acepta refundar como Tratado de Alianza Ofensiva y Defensiva, el antiguo Pacto de Familia, tradicional alianza militar entre España y Francia contra Inglaterra, a pesar de que sus pariente, Louis XVI de Borbón, fue ejecutado por los republicanos franceses.

El influyente Secretario de Estado español, Manuel Godoy, apoya firmemente este alianza por que la Guerra del Rosellón reveló la absoluta inferioridad militar de España frente a su vecina, urgiendo recuperar su amistad, y por que sería la forma de garantizar la defensa de los intereses españoles en el Atlántico y América, atacados por los ingleses desde hace más de dos siglos.

El Directorio de la República Francesa, que delega en su embajador el general Perignon, exige esta alianza por que su flota sólo podrá tener esperanzas de victoria contra la británica si la armada española interviene a su lado. El texto del acuerdo está redactado para exhortar a España a declarar la guerra a Inglaterra como aliada de Francia.

El tratado consta de 19 artículos, en los que se contempla la disponibilidad de 15 Buques de Línea, 6 fragatas y 4 corbetas, armadas, tripuladas y abastecidas para seis meses, en ayuda de la potencia que lo requiera en un plazo de tres meses, debiendo costear el estado propietario las bajas, reparaciones e incluso reemplazos de navíos averiados.

El tratado no permite al estado que recibe la petición cuestionar el motivo, debiendo enviar más buques si los anteriores son insuficientes, y le prohíbe acordar una paz separada con el enemigo.

Este documento tendrá consecuencias desastrosas para España, que en 6 semanas declarará la guerra a Inglaterra, con la que ha mantenido una breve alianza durante la I Guerra de Coalición.

24 agosto 1796: Batallas de Friedberg y Amberg, en Alemania.

 2 septiembre 1796:

II Contraofensiva Austriaca en Lombardía.

El Emperador Francisco II de Austria ordenó en julio al Mariscal Conde de Wurmser recuperar los ducados lombardos que le arrebató Napoleón, pero los soldados austro-húngaros se dividieron en dos grupos, perdiendo su ventaja numérica inicial, y fueron vergonzosamente derrotados, debiendo volverse a Trento tan sólo ocho días después.

A mediados de agosto, el general Moreau aprovecha la exitosa campaña de Bonaparte en el norte de Italia para lanzar una ofensiva en el frente del Rin, pero es contenido dos semanas después, y Austria puede comenzar a preparar otra contraofensiva en Lombardía.

Wurmser reúne en Trento unos 60.000 soldados y planifica una nueva campaña más limitada y concentrada que la anterior, pues únicamente pretende levantar el sitio francés de Mantua. Divide de nuevo a sus fuerzas en dos contingentes, uno bajo su mando personal y otro al mando del general Davidovich, cuya misión será cerrar el camino a Trento, para impedir que los franceses lancen una contraofensiva hacia el Tirol.

Wurmser planea descender con su columna por el curso del río Brenta, al norte del Véneto, hasta llegar a Bassano, continuar hacia Vicenza y para después alcanzar Mantua por el sur de Verona, para evitar las posiciones francesas mejor guarnecidas. Enviará al sur al ejército de Davidovich, tanto para proteger Trento, como para engañar a Bonaparte, obstaculizando sus maniobras y protegiendo su retaguardia mientras avanza al sureste.

Napoleón ha tenido tiempo para dar descanso a sus tropas, reabastecerlas y desplegarlas. A diferencia de sus enemigos, los soldados franceses tienen una moral altísima. En total, Bonaparte cuenta  en Lombardía con una masa de maniobra de unos 43.000 soldados, el resto se despliegan en guarniciones de fuertes y ciudades.

El general Vaubois deja 4.500 soldados defendiendo Brescia y remonta el Chiese con otros 5.500. Massena está  en Rívoli con otros 10.000, protegiendo el camino a Mantua, apoyado por los 3.000 jinetes de Kilmaine. Augerau está en Verona con otros 10.000, cerrando el otro camino a la capital, y Sahuget está en Mantua con otros 10.000.

El 2 de septiembre, el ejército de Wurmser sale de Trento y se dirige hacia el sureste con 30.000 soldados, mientras Davidovich avanza al lago Garda con 25.000; otros 5.000 se quedarán guarneciendo la capital.

Napoleón reúne a las tropas de Massena, Augerau y Kilmaine, encaminándose hacia el norte Dos días después, su contingente y media división de Vaubois chocan contra las tropas de Davidovich, que se retiran; por entonces Wurmser está ya al norte de Bassano. Bonaparte obligará a sus hombres a realizar marchas forzadas en una persecución implacable.

 3 septiembre 1796Batalla de Wurzburg, fin de la ofensiva francesa en el Rin.

 4 septiembre 1796

Batalla de Roveredo.

El mariscal Wurmser envía al general Davidovich al mando de 25.000 austro-húngaros con la misión de proteger su retaguardia y cerrar el camino de Trento. Napoleón avanza hacia el norte por la ribera oriental del lago Garda, con las divisiones de Massena, Augerau y Kilmaine, unos 23.000 franceses, mientras Vaubois avanza por la ribera oriental, remontando el río Chiese, con otros 5.500 franceses.

Sin embargo, los austriacos avanzan dispersos. Un grupo retrocede ante Vaubois al norte del Garda, mientras al este, en Roveredo, Bonaparte ataca a la vanguardia austriaca el mando del general Vukassovich, que está bien atrincherada. Los franceses les asaltan, desalojándoles de sus posiciones. Unos 7.000 austriacos se rinden y son apresado con 16 cañones, el resto huyen en total desorden hacia el norte.

El ejército de Davidovich se retira en desorden al norte. Napoleón concluye que las tropas austriacas se hayan divididas y que el contingente principal debe haberse dirigido al sureste. Bonaparte envía a la división de Massena en persecución de los fugitivos y avanza en paralelo con el resto de su ejército hacia el curso superior del Brenta, con la intención de perseguir a los austriacos del mariscal Wurmser.

 4 a 5 septiembre 1796

Combate de Caliano.

Cerca de Caliano, el general Davidovich intenta reagrupar a los18.000 soldados que se retiraron de Roveredo, bajo el constante hostigamiento de tropas francesas de vanguardia.

El día 5 de septiembre, Napoleón hace andar 16 kilómetros a sus tropas para desplegar su artillería ante los abatidos austro-húngaros, y comienza a bombardear la zona donde se encuentran. Después lanza a sus hombres en cargas a la bayoneta calada: unos 6.000 aterrados austriacos se rinden y el resto huye en completa desbandada hacia Trento.

El ejército de Davidovich deja de ser una fuerza de combate organizada, exponiendo la retaguardia de la columna de Wurmser, que avanza hacia Primolano por la ribera del río Brenta. Bonaparte obliga a sus tropas a reanudar su persecución a marchas forzadas, recorriendo unas 60 millas en dos días.

 5 septiembre 1796: Francia y Baviera firman un tratado de paz.

 6 septiembre 1796: Las Tropas francesas del general Vaubois cierran el camino a Trento.

 7 a 8 septiembre 1796

Batallas de Primolano y Bassano.

El 7 de septiembre, los cerca de 30.000 franceses del Ejército de Italia al mando de Napoleón sorprenden en Primolano a la retaguardia de los 30.000 soldados del ejército austriaco del mariscal Wurmser, causándoles unas 4.000 bajas.

Al día siguiente, los franceses al mando de Augerau y Massena atacan otras dos divisiones de la formación austriaca en Bassano, rompiendo sus líneas y atacando otras unidades de la retaguardia de la columna principal cuando ni siquiera estaban desplegadas.

Los defensores se retiran en total desbandada: 4.000 caen muertos, heridos o desertan, otros 6.000 se rinden y 35 cañones con capturados con gran cantidad de suministros; 16.000 austriacos consiguen escapar del desastre y pueden reagruparse después.

Wurmser logrará evitar a sus perseguidores y romper el cerco de Mantua, entrando en la capital, contando entonces con los 12.000 supervivientes de su ejército más los 6.000 de la guarnición, cercada por la división francesa de Sahuget a la que pronto reforzará Massena.

Los austriacos habrán perdido hasta entonces más de la mitad de los efectivos que movilizaron en su segunda catastrófica ofensiva en Lombardía.

10 a 11 septiembre 1796: La caballería de Kilmaine intenta salir al paso al ejército de Wurmser.

10 septiembre 1796: El ejército de Wurmser llega a Legnago, al este de Mantua.

13 septiembre 1796: Los restos del ejército austriaco de Wurmser entran en Mantua.

15 septiembre 1796: Los austriacos intentan salir de Mantua, pero son detenidos por Massena.

 2 octubre 1796: Batalla de Biberach

 4 octubre 1796: Tropas de Napoleón entran en Módena, violando el tratado de paz con el Vaticano.

 8 octubre 1796España declara la guerra a Gran Bretaña.

25 octubre 1796: Napoleón asume el control administrativo de Lombardía.

26 octubre 1796: Comienzan a sucederse deserciones masivas en los Ejércitos del Rin y el Mosela.

 2 noviembre 1796Horatio Nelson se une a la escuadra del almirante Jervis.

 2 noviembre 1796:

III Contraofensiva Austriaca en Lombardía.

El Emperador Francisco II de Austria quiere recuperar los ducados lombardos que le arrebató Napoleón, pero el mariscal Conde de Wurmser fracasó estrepitosamente en sus dos campañas anteriores, perdiendo miles de soldados y armamento; ahora él y 18.000 soldados austriacos se hallan cercados por los franceses en Mantua.

El general Barón de Alvinczy tiene la misión de recuperar Lombardía para el Imperio, recibiendo el cargo de comandante en jefe de  47.000 austriacos, húngaros, alemanes e italianos repartidos entre Trento y el este del río Piave.

Alvinczy planea concentrar la mayoría de sus tropas al este de Verona, sabiendo que en este sector la defensa francesa es más débil, para avanzar sobre Mantua. Desde Trento, el general Davidovich hará una maniobra de distracción marchando hacia Peschiera; como avanzará por la ruta que siguieron dos ejércitos austriacos anteriores, los franceses pueden creer que se trata del grupo principal, desviando fuerzas a la zona.

Napoleón cuenta con unos 43.000 soldados, eufóricos debido a que todas sus luchas se cuentan por victorias, pero muchos están cansados, y varios centenares están enfermos o heridos. Las bajas de la última campaña defensiva se han suplido con reclutas italianos admiradores de los ideales de la Revolución, Bonaparte los ha encuadrado en la Legión Lombarda, de unos 3.000 soldados.

El 2 de noviembre, Alvinczy cruza el río Piave con un ejército que avanza organizado en dos columnas, la del general Quasdanovitch, con 14.000 soldados y la del general Marqués de Provera, con otros 15.000, avanzando simultáneamente hacia Vicenza, al este de Verona. De Trento sale el mismo día el ejército de Davidovich, de 18.000 soldados.

La divisiones francesas de Vaubois se repliegan del sur de Trento hacia Peschiera, huyendo de Davidovich, mientras las patrullas de la división de Massena, acampada en Bassano, descubrirán las columnas de Quasdanovitch y Alvinczy.

Napoleón decide replegar a los 5.200 soldados de Massena hacia Verona, donde está Augerau con otros 5.600, mantener a Serurier y Sahuget con 9.000 soldados sitiando Mantua y enviar al norte a Berthier con los 6.500 soldados de Joubert, para reforzar a los 10.500 soldados de Vaubois y atacar conjuntamente al contingente de Davidovich.

Los 3.000 soldados de Kilmaine guardarán el tramo del Adige al sur de Verona y los restantes 3.200 franceses se quedarán guarneciendo Peschiera y Brescia.

 6 noviembre 1796:

Retirada del Adige.

Napoleón ordena al general Vaubois que detenga su repliegue desde Trento hacia Peschiera, despliegue a sus dos divisiones a la defensiva al noreste del lago Garda y contenga el avance del ejército de Davidovich hasta que lleguen los refuerzos de Berthier y Joubert.

Vaubois cumple la orden y posiciona a sus 10.500 franceses, pero cuando llegan los 18.000 austriacos de Davidovich, dos medias-brigadas completas huyen al verse superadas en número, y los demás se ven obligados a replegarse hostigados por la caballería austriaca; los franceses sufren 1.500 bajas antes de ponerse a salvo en Rivalta el 8 de noviembre.

Bonaparte había infravalorado el tamaño del ejército de Davidovich enviando demasiado tarde a los 6.500 soldados de Joubert, al mando de Berthier. Sin embargo, monta en cólera por la retirada de Vaubois, que ha comprometido seriamente la situación estratégica francesa en la Lombardía oriental.

Un enfurecido Napoleón dirá a las tropas de Vaubois: "- Soldados...! No estoy satisfecho con vosotros... no habéis mostrado tener ninguna disciplina; ni perseverancia; ni bravura... nada puede disculparos... os dejasteis llevar por al pánico.... dejasteis ser expulsados de unas posiciones donde un puñado de hombres valientes habría detenido a todo un ejército..."

El 10 de noviembre, el ejército de Davidovich acampa en Ala, al norte de Rivalta.

12 noviembre 1796: 

I Batalla de Caldiero.

El 10 de noviembre, el general Alvinczy es informado de la fácil victoria de Davidovich en el alto Adrige y decide tantear la debilidad de las defensas francesas en el sector de Verona. El día siguiente acampa en Villnuova, 10 millas al este de la capital del Véneto y envía por delante siete brigadas al mando de Quasdanovitch y Provera.

Napoleón aprovecha la oportunidad de acabar con la vanguardia austro-húngara y volver a elevar la moral de sus tropas, decaída tras la retirada del Adige. Reúne en San Marco, a 3 millas de Verona, a la agotada división de Massena y parte de la de Augerau, avanzando después al este para enfrentarse a unos austriacos cuyo número total ha subestimado.

El 11 de noviembre, la brigada de Hoenzollern ataca Verona, pero es rechazada sufriendo unas 500 bajas. Quasdanovitch le ordena replegarse a Caldiero y esperar refuerzos.

Napoleón avanza en su persecución con media división de Augerau, con las medias-brigadas de Pigeon, Rampon y Víctor, la de Massena, con las medias-brigadas de Leclerc y Robert, y una fuerza de caballería. En total, Bonaparte lidera 9.300 infantes, 480 jinetes y 6 baterías.

El 12 de noviembre Hohenzollern despliega a su brigada en las colinas de Colognola, hacia allí avanza desde el este la columna del Marqués de Provera, con las brigadas de Lipthay, Schübirz, Brabeck, Pittoni y Mittrovsky y una reserva artillera. En total, Quasdanovitch dispondrá en el sector de 15.100 infantes, 1.120 jinetes y 10 baterías.

A las 11:00 horas, los franceses de Augerau se aproximan a la solitaria brigada de Hohenzollern, que sin embargo logra defenderse al hallarse bien posicionada en los altos de Colognola. Hacia las 15:00 horas comienzan a llegar al sector las tropas de Provera y las tornas cambian, sobre todo con la llegada de la reserva de artillería austriaca a las 16:00.

Los franceses encuentran más infantes austro-húngaros de los que esperaban, con casi el doble de artillería y el doble de caballería. Massena se lleva la peor parte; viéndose obligado a retirarse bajo un duro bombardeo austriaco. Augerau, privado de su flanco izquierdo, se repliega a pesar de haber ganado algo de terreno en los combates.

Los franceses sufren unas 3.000 bajas en la primera derrota táctica de Napoleón.

15 a 17 noviembre 1796

Batalla de Arcola.

El ejército de 29.000 austro-húngaros del general Alvinczy avanza hacia Verona para después romper el cerco francés de Mantua, donde están atrapados miles de soldados al mando del mariscal Wurmser. Otro ejército de 18.000 austriacos al mando de Davidovich está al norte de Peschiera listo para marchar hacia el sur y converger sobre la capital.

Napoleón quiere recuperar la iniciativa estratégica en el Véneto tras sufrir las derrotas del alto Adige y Caldiero. Su plan consiste en sobrepasar al ejército de Alvinczy por el sur y después girar de nuevo al norte hasta Vicenza, cortando así la ruta de suministros austriaca y atacar su columna por la retaguardia, con lo que tendría posibilidades de victoria.

El 14 de noviembre, Bonaparte reúne en Villa Nova a los 15.000 fatigados soldados de Massena y Augerau e inician la marcha hacia Arcola, al sudeste de Caldiero. En Verona deja otros 2.000 soldados para defenderla de la vanguardia austriaca, y cerca está la división de caballería de Kilmaine, unos 3.000 jinetes que guardan el bajo Adige.

Alvinczy es informado de la maniobra francesa y envía al sector de Arcola a cinco brigadas y dos regimientos, unos 20.000 soldados al mando del Baron Mittrovsky y el Marqués de Provera, mientras el resto del ejército continúa hacia Verona para tomarla.

El 15 de noviembre las tropas de Augerau cruzan el río Adige, entrando en el área pantanosa cercana de Arcola, donde los austriacos no pueden desplegar todas sus tropas y aprovechar su gran ventaja numérica. Las tropas de Massena cruzan el río y vadean el pantano tomando la villa de Porcile, asegurando el flanco occidental de su despliegue

Mittrovsky opone una fuerte resistencia en la ribera oriental del río Alpone, impidiendo a los franceses de Augerau tomar Arcola, lugar clave para su posterior maniobra de envolvimiento.

Mientras, el ejército de Davidovich inicia su avance hacia el sur en perfecta sincronización con el contingente de Alvinczy. Los austriacos avanzan hacia Rivalta, obligando a las divisiones de Berthier a retroceder a Bussolengo, al sur de Rívoli. Informado de esto, Napoleón ordena a Augearau desistir del ataque a Arcola para replegarse junto a Massena en la ribera occidental del Adrige, por si deben ir a socorrer a Berthier.

El 16 de noviembre, Mittrovsky lanza una ofensiva para tomar Porcile y Augerau lucha por abrirse camino hacia Arcola. Ocupa la plaza, pero tras duros combates la evacua por la noche; Porcile fue a su vez ocupado por los austriacos, pero los franceses de Massena les expulsan. Bonaparte, a pesar del mito tan extendido, no condujo el asalto del puente de Arcola, pues la unidad que lideraba quedó estancada en la zona pantanosa.

Durante estos dos días, los austriacos han tomado las mejores posiciones en el sector entre Porcile y Arcola, aunque están más divididos, mientras que los franceses, al sur de la zona pantanosa, sólo controlan la primera y han sufrido más bajas, pero por la noche son reforzados por los 3.000 jinetes de Kilmaine. Alviczy duda que sus tropas puedan soportar otro ataque al día siguiente y Napoleón esta inquieto por la falta de noticias de Berthier.

El 17 de noviembre, Bonaparte lanza su tercer ataque a Arcola desde Ronco. Envía a la división de Massena a la zona pantanosa como maniobra de distracción, mientras una media-brigada de Augerau cruza el río por unos pontones levantados cerca de Albaredo, más al sur, y avanza después al norte, sorprendiendo a los austriacos, que aún así rechazan su asalto.

Bonaparte envía trompeteros al este, para que al tocar sus instrumentos hagan creer a Alvinczy que es atacado por más tropas. Los soldados del ala izquierda austriaca las oyen, retirándose al norte creyendo que pronto serían flanqueados por una gran fuerza de caballería, dejando solos a los defensores de Arcola.

La infantería de Augerau asalta de nuevo Arcola desde el sur apoyada por las tropas de Massena desde el oeste; mientras, los jinetes de Kilmaine envuelven a los austriacos por su izquierda, más al este: temerosos de quedar atrapados, se repliegan. Alvinczy, al perder su flanco, ordena retirada para evitar que los franceses causen más daño.

Los franceses tuvieron 4.600 bajas y los austriacos 6.000 bajas; Alvinczy desiste de tomar Verona y retira su ejército a Vicenza para reagruparlo, con la intención de lanzar otro contraataque coordinado con el ejército de Davidovich.

Al día siguiente, Napoleón repliega sus tropas a Verona para enviar refuerzos a Berthier. Davidovich, al saber de la derrota de Alvinczy y la aproximación de Augerau, se replegará a Trento precipitadamente, abandonando gran cantidad de suministros a sus perseguidores. Alvinczy cree ya imposible liberar Mantua y se retira a Bassano, terminando así la tercera ofensiva austriaca en Lombardía.

16 noviembre 1796: El Zar Pablo es proclamado en Rusia.

10 diciembre 1796Nelson es transferido al mando del buque Minerve.

16 diciembre 1796El general Hoche comanda una expedición militar de 40 buques a Irlanda.

21 a 27 diciembre 1796Tentativas de desembarco de Hoche en la bahía de Bantry.

24 diciembre 1796Regreso de la flota expedicionaria francesa a Irlanda, a causa de un temporal.

 

1797

 7 a 8 enero 1797: 

Última Contraofensiva Austriaca en Lombardía.

El Emperador Francisco II de Austria quiere recuperar los ducados lombardos que le arrebató Napoleón. El mariscal Conde de Wurmser fracasó en sus dos campañas anteriores, encontrándose sitiado en Mantua. El general Alvinczy fue enviado a rescatarle con más tropas, pero fue derrotado en Arcola, debiendo retirarse a Bassano.

A principios de enero, el Imperio envía refuerzos a Trento para iniciar la campaña de rescate de los 24.000 austriacos cercados en Mantua, cuya situación es desesperada: tan sólo la mitad está en condiciones de combatir; los víveres y municiones escasean. Si no les socorren pronto, Wurmser se verá obligado a rendir la plaza, lo que supone la pérdida de Lombardía.

El 7 de enero, Alvinczy deja 6.000 soldados en Bassano, envía 9.000 a Padua y se dirige al norte con el resto de su contingente, remontando el río Brenta hasta llegar a Trento, donde reúne un ejército de 28.000 soldados, con los que planea avanzar hacia el sur descendiendo por el Adrige hasta llegar a Mantua, mientras los dos primeros grupos realizan ataques de distracción sobre Verona y Legnago para confundir a los franceses.

Desgraciadamente para los austriacos, su plan de operaciones cae en manos de Napoleón, quien despliega a sus unidades para repelerlo adecuadamente. Los Estados Pontificios movilizarán otro pequeño ejército para atacar a los franceses por la retaguardia, más para Bonaparte es prioritario derrotar primero a los más peligrosos y cercanos austro-húngaros.

En Rívoli, por donde habrá de pasar la columna principal austriaca camino de Mantua, Bonaparte emplaza dos divisiones al mando de Joubert, de 10.000 soldados. En Verona está Massena con 9.400, en Legnago está Augerau con 10.500, en el bajo Adrige, frente a Arcola, están los 2.600 soldados de Kilmaine, Rey está al sur del Garda con otros  4.000 y alrededor de Mantua esta Serurier con otros 8.500.

El 8 de enero, Augerau es atacado por los soldados imperiales que avanzan desde Padua, mientras otra columna avanza desde Bassano hacia Vicenza en dirección a Verona. Creyendo que se trata del ataque principal austro-húngaro, Augerau pide refuerzos a Napoleón, pero este se niega al saber que se trata de una maniobra de distracción, ordenando a este y Kilmaine replegar sus tropas hacia Verona.

El mismo día, las vanguardias del ejército de Alvinczy atacan los puestos avanzados de Joubert en Rivalta. Napoleón le ordena retroceder escalonadamente hacia Rívoli, cediendo terreno lentamente para contener el avance austriaco hasta que pueda enviarle refuerzos; para el día 13 estará seguro de que el contingente principal austriaco se dirige hacia allí.

14 a 15 enero 1797: 

Batalla de Rivoli.

El general Alvintzy, con 28.000 soldados, realiza la cuarta y última tentativa del Imperio Austro-Húngaro de levantar el sitio francés de Mantua, donde languidece su superior el mariscal Wurmser con miles de hombres. Para impedir el rescate, Bonaparte tiene bien desplegados en Rívoli a dos divisiones al mando de Joubert, unos 10.000 soldados.

A las 06:00 horas, Napoleón ordena a Joubert desplegar a sus tropas a la defensiva en el sector de Rívoli, donde deberá mantenerse a toda costa hasta recibir refuerzos. Los franceses toman excelentes posiciones en las colinas de Trombalore, al noroeste del pueblo. Bonaparte ordena al general Rey acudir desde Desenzano y a Massena desde Verona.

Los ataques matutinos de las brigadas austriacas de  Liptay y Koblos contra las posiciones francesas en los altos del Rívoli son rechazados por la determinación de los veteranos franceses, Joubert evita hábilmente ser flanqueado por un ejército muy superior, que sin embargo cuenta con escaso apoyo de artillería y caballería.

Hacia las 10:00 de la mañana, las tropas de Massena llegan al sector desplegándose para defenderse de los simultáneos ataques de flanco de los austriacos de Ocksay. En total, los franceses disponen por entonces de unos 17.700 soldados en las cercanías de Rívoli.

Massena demuestra una excepcional capacidad táctica durante las siguientes horas compensando su inferioridad numérica enviando infantería y artillería allí donde hace falta: consigue así mantener sus posiciones, para admiración del propio Bonaparte.

Después llegan las medias-brigadas francesas del general Rey, sumando los franceses unos 23.000 soldados con 10 baterías artilleras. Napoleón puede lanzar un contraataque que barre 4 de las 6 formaciones en que se desplegaban los cansados soldados austriacos; Alvinczy detiene sus ataques, intentando reorganizar a sus tropas al norte de Rívoli.

Al día siguiente, Quasdanovich y Reuss ocupan Osteria, al este de los Trombalore, amenazando con flanquear a los franceses. Bonaparte ordena a Joubert preparar parte de sus tropas para asaltar esta posición, tras dirigir el fuego de todas sus baterías contra ella; el bombardeo causa auténticos estragos entre los imperiales, que se desbandan al ser atacados después por la infantería. Desmoralizadas, otras unidades austriacas comienzan a retroceder.

Alvinczy no puede evitar la desarticulación de su ejército. Napoleón ordena a su caballería perseguir a los fugitivos y cesa toda resistencia organizada. Lo que queda del ejército austriaco se retira hacia Trento abandonando gran cantidad de material de guerra.

Los austriacos sufren 2.000 bajas entre muertos o heridos, y otros 13.000 capturados, pues regimientos enteros como los del general Lusignan se rindieron en el sector de Osteria. Los franceses tienen 5.000 bajas.

Francia se ha asegurado el dominio de Lombardía, pues al no recibir ningún socorro Mantua se rendirá semanas después. Napoleón recordará siempre la crucial actuación de Massena en esta batalla, otorgándole en un futuro el título de Duque de Rívoli.

Demostrando sus aptitudes militares y capacidad de liderazgo en las batallas de Montenotte, Mondovi, Arcola y Rivoli, Bonaparte ha derrotado a los anticuados generales austriacos, erigiéndose como uno de los mejores tácticos y estrategas de Europa, siendo respetado por la mayoría de los soldados y ciudadanos de Francia.

16 enero 1797: Combate de La Favorita

 2 febrero 1797: Rendición de Mantua.

 3 febrero 1797: Batalla de Imola; 7.000 soldados pontificios son derrotados por Víctor.

13 febrero 1797: La flota del almirante Jervis, abandona el Mediterráneo.

14 febrero 1797: 

Batalla del Cabo San Vicente.

En el marco del enfrentamiento anglo-español, el almirante Sir John Jervis ataca con 15 naves una flota de 27 barcos españoles al mando de Fernández de Córdoba, formados en una línea de batalla de unas 20 millas cerca del Cabo de San Vicente; los ingleses la parten dejando a sotavento 9 naves hispanas y atacando el resto.

Con los ingleses navega el capitán Horatio Nelson, al mando del buque Minerve, de 74 cañones, que se arriesga para detener el contraataque español a la retaguardia inglesa, encerrando a los buques aislados y atacando al español Santísima Trinidad, en estos tiempos el mayor barco de guerra del mundo al montar 130 cañones. 

El buque de Nelson sufre graves daños, siendo salvado por el barco del almirante Collingwood, que aleja al navío español Pelayo; después el San Nicolas y el San José serán abordados por Nelson en dos asaltos sucesivos de una cubierta a otra.

Al final de la batalla, 4 naves españolas han sido tomadas con 2.000 prisioneros, además los españoles tienen otras 1.500 bajas, por sólo 500 de los británicos. Por esta batalla Nelson ganará el día 20 de febrero el rango de Contralmirante y el título de Caballero de Bath el 17 de mayo; el 27 de ese mes pasará a comandar el buque Thesseus.

17 febrero 1797: Wellesley es destinado a la India, desembarcando hoy en Calcuta.

19 febrero 1797Tratado de Tolentino entre Francia y los Estados Pontificios.

22 a 24 febrero 1797: Desembarco de Fishguard.

23 marzo 1797: Batalla de Malborghetto; el ejército francés invade el Imperio Austro-Húngaro.

16 abril a 15 mayo 1797Motín de la Royal Navy en Spithead.

18 abril 1797: Batalla de Lahn.

 mayo 1797:

Larrey: Padre de la Sanidad Militar.

El doctor Dominique Jean Larrey, Cirujano Mayor del Ejército del Rin francés, inventó la "Ambulancia Volante" en 1792, pero fue llamado a París y no pudo impulsar la difusión de su sistema de atención fundado en una rápida recogida de heridos e intervenciones quirúrgicas inmediatas; incluso llegó a realizar una evacuación utilizando un globo aerostático.

Tras la campaña de Lombardía de este año, Napoleón cursa petición de su traslado al Ministerio de la Guerra, y en mayo de este año Larrey llega al cuartel general del Ejército de Italia, en Milán, donde el general Villeansky le pide que reorganice la sanidad militar con su diseño de ambulancias y formando al personal existente según sus teorías y experiencia.

Larrey organiza una Legión de tres divisiones de 113 hombres y 12 ambulancias cada una, de estas 8 son ligeras para transporte y 4 son pesadas, las auténticas "Ambulancias Volantes". El personal es organizado en 4 tipos: cirujanos, médicos, farmacéuticos y ordenanzas, estos últimos sin conocimientos académicos, aunque se les conozca también como enfermeros.

Entre los oficiales y los suboficiales de cada división sanitaria figura 1 Cirujano Mayor de 1ª Clase, 2 cirujanos de 2ª Clase, 12 cirujanos de 3ª Clase, dos de los cuales son boticarios; un Teniente supervisor de ambulancias, un Subteniente ayudante del anterior, un Administrador de 1ª Clase y dos de 3ª Clase de ambulancias, un Sargento Mayor de 1ª Clase y dos de 3ª Clase para despejar caminos a las ambulancias, y tres cabos para varias tareas.

Los ordenanzas se encargan de trabajos como habilitar espacios, trasladar mobiliarios, equipos, recipientes y mantas, rasgar tejidos para hacer vendajes, traer agua, ayudar en la carga de ambulancias y vaciarlas en la entrada de hospitales reubicando a los heridos; un mozo se dedica en exclusiva a cuidar del instrumental quirúrgico y otro de guardarropía.

El resto del personal de cada división se destina a la búsqueda de los heridos entre las filas del campo de batalla y a veces incluso cerca del enemigo, para su traslado a lugar seguro siempre que sea posible. Se destacan así 12 soldados a caballo, tres de ellos encargados además de cuidar de las monturas, y 25 soldados a pie tanto para buscar víctimas como para recogerlas.

Las ambulancias ligeras son carros abiertos de 2 a 4 ruedas tirados por 4 caballos, conducidos por 2 personas y que pueden transportar 4 heridos tumbados u 8 sentados. Se utilizan para trasladar convalecientes desde la retaguardia del frente, y en ocasiones incluso desde la primera línea, a otros centros de atención, como Hospitales de Campaña.

Las ambulancias pesadas son vagones cerrados de 4 ruedas, tirados por 2 caballos, con amplias ventanas, muy anchos, albergando dos mesas de operaciones y sendos receptáculos laterales para instrumental, ropas y botiquín. Son atendidas por un cirujano, su ayudante, 3 enfermeros y 2 conductores. Necesitan estabilidad y se mantienen a cierta distancia del frente.

Además de la reorganización del sistema sanitario, Larrey impondrá la práctica de diagnósticos selectivos. Los cirujanos ayudantes se encargan, además de colaborar en las operaciones quirúrgicas, de realizar un diagnóstico rápido de los heridos según su estado: graves, leves y moribundos, destinándolos respectivamente a quirófano, hospital o desahucio.

Los insuficientes conocimientos sobre asepsia y antisepsia de la época lastrarán el éxito de la iniciativa de Larrey, quien se conformará con tolerar un 50% de muertes entre los heridos, pero en otros ejércitos la situación es peor. La mayoría de las defunciones se producen por la extensión de infecciones contra las que se practican masivas amputaciones de extremidades.

Las reformas de Larrey serán la base del sistema sanitario militar francés durante todas las Guerras Napoleónicas y después pasarán a ser el estándar internacional, considerándose uno de los grandes personajes de la historia de la medicina.

12 mayo a 13 junio 1797Motín de la Royal Navy en Nore.

16 mayo 1797Bonaparte ocupa Venecia, fin de la República Serenísima.

 3 a 5 julio 1797Nelson participa en una acción naval frente a Cádiz.

22 julio 1797Nelson pierde un brazo en el fracasado ataque a Santa Cruz de Tenerife.

 4 septiembre 1797

Coup del 18º Fructidor.

Varios militares franceses deponen al actual gobierno del Directorio a primera hora de la mañana, mientras soldados toman París. Amenazan con fusilar a quien intente favorecer el regreso de la monarquía o retornar a la Constitución revolucionaria de 1793, anterior al Directorio. Entre los militares de la nueva dictadura se haya el general Bonaparte.

11 octubre 1797Batalla de Camperdown.

16 octubre 1797Bonaparte, comandante del ejército francés contra Inglaterra.

17 de octubre 1797I Tratado de paz de Campo Formio.

u Volver a Portada de Guerras Napoleónicas


Aquí finaliza esta cronología. 

u Volver a Portada de Guerras Napoleónicas

Si eres miembro De Re Militari, También puedes consultar otros Servicios en Línea.