DE RE MILITARI

 Lista de correo de aficionados a la Militaria

 

Cronologías

 

 

Las Guerras Napoleónicas 

Capítulo XXI

Enero a junio 1813.

 

Índice de épocas y temas, todo disponible en esta página:

I Guerra de Liberación Alemana: enero a junio de 1813.

u Volver a Portada de Guerras Napoleónicas


 

Las Guerras Napoleónicas: Capítulo XXI.

 I Guerra de Liberación Alemana.

 

1813

21 enero 1813: Comienza el Sitio de Danzig, por tropas rusas.

25 enero 1813: II Concordato Fointeneblau de Napoleón Bonaparte y el Papa Pío VII.

30 enero 1813: Acuerdo de Zeycz, de no beligerancia entre austriacos y rusos.

 2 febrero 1813:

Rebelión de Prusia.

El 30 de diciembre del pasado año, tras la desastrosa campaña de Napoleón en Rusia, se firmó en la ciudad lituana de Tauroggen un armisticio entre el general prusiano Von Yorck, del 10º Cuerpo de Ejército de la Grande Armée, y el general Zabalkansky, del Ejército Ruso; este había cortado la ruta de suministros de los prusianos dos semanas antes, sentenciando su destino.

Firmado sin el conocimiento del Zar y el rey de Prusia, el pacto de Tauroggen supuso una traición a los franceses, pero gracias a él todos los soldados prusianos pudieron volver con vida. Por esta razón, en Prusia el acuerdo es acogido con gran satisfacción por el pueblo, pues se entiende como una ruptura del servilismo a Bonaparte, sirviendo de excusa para criticar en público la despótica hegemonía del Imperio Francés.

Hoy, en la capital de Königsberg, el Landtag o Parlamento de Prusia llama a las armas contra los franceses, que someten el reino desde 1807, cuando disolvieron su ejército. El acto es instigado por el barón Von Stein, Ministro de Estado del rey Federico Guilllermo III, a quien pretende presionar con esta acción para convencerle de abandonar oficialmente su forzada alianza militar con Francia, contraída el pasado año, y ya prácticamente rota.

Gran parte de los alemanes se muestran partidarios de luchar por su independencia, hartos de los abusos e imposiciones de las tropas ocupantes. Mientras los franceses  supervivientes se restablecen en Poznan, el Ejército Prusiano se reorganiza al mando del general Blücher, con reclutas procedentes de todos los estados de la Confederación del Rin.  En ciudades como Berlín, se presentan cientos de voluntarios a diario.

El núcleo del nuevo ejército lo constituirán los 20.000 soldados del general Yorck, a los que pronto se unirán los Cosacos rusos del general Wittengstein, que continuarán la persecución de la Grande Armée.

12 febrero 1813: Barclay de Tolly vuelve al Ejército Ruso como general del 3º Ejército.

18 febrero 1813:

Los Freikorps.

El 9 de febrero, el mayor Adolf von Lützow, pide permiso al rey Federico Guillermo III de Prusia para formar una milicia de voluntarios. Este militar es veterano de la campaña de 1807, participando en la batalla de Auderstadt. Tras la disolución del ejército nacional por los franceses, formo parte de un levantamiento el año siguiente, siendo retirado del servicio activo, hasta que el rey lo restituyó en 1811.

El día 18 de febrero, el rey accede a la petición de Lützow, fundando los Reales Cuerpos Libres de Prusia, que llevarán un uniforme negro en lugar del azul oscuro tradicional del Ejército Prusiano, por resultar este más costoso. El rey tan sólo les proveerá de las armas que no puedan obtener por otros medios. Para el 27 de marzo, cuando partan de Brelsau, tendrán 1.400 infantes y 300 jinetes.

Los Cuerpos Libres despertarán el fervor patriótico de decenas de miles de alemanes, y serán el símbolo reconocible de su lucha por la independencia. Muchos franceses abandonarán sus guarniciones urbanas solo con verles llegar.

20 febrero 1813: En Lange Brücke, los berlineses inutilizan varios cañones franceses.

24 febrero 1813: Los ciudadanos de Hamburgo sitian su guarnición francesa.

28 febrero 1813:

Alianza entre Prusia y Rusia

El rey Federico Guillermo III de Prusia y el Zar Alejandro I de Rusia se reúnen en Kalisz el 16 de febrero, y tras varias conversaciones acuerdan hoy firmar un tratado contra los ejércitos de Napoleón. El primer objetivo de los nuevos aliados será la expulsión de los franceses de tierras alemanas. Este tratado supone el germen de la nueva gran coalición europea contra el Imperio Francés que se formalizará en julio a instancias de Inglaterra; en agosto se unirá Austria.

10 marzo 1813: Comienza el I Sitio de Torgau.

10 marzo 1813:

Creación de la Eisenkreuz Ordnung.

El rey Federico Guillermo III de Prusia crea la Orden de la Cruz de Hierro, con su medalla correspondiente, que se impondrá a los alemanes que realicen acciones meritorias en combate, como recompensa por su valor y sacrificio. Esta es la primera condecoración de la historia militar alemana que se puede conceder a oficiales y soldados. La aparición de la nueva orden es anunciada hoy en el Schlesischen Zeitung.

Cada medalla tiene un coste de fabricación de dos táleros y medio. Se elaboran cruces de 1ª y 2ª Clase, siendo más distinguida la de 1ª Clase; el primero en conseguirla será el Teniente Coronel Von Helwig, del 9º Regimiento de Húsares, el 17 de abril; las primeras de 2ª Clase se concederán antes, el 2 de abril, tras el asalto a Lüneburg. Tras las Guerras Napoleónicas, el rey creará otra medalla superior, la Gran Cruz de Hierro.

12 marzo 1813: Los Cosacos llegan a Hamburgo, los soldados franceses se retiran.

16 marzo 1813: El Landtag o Parlamento de Prusia se declara en guerra contra Francia.

19 marzo 1813: Las tropas francesas vuelan el viejo puente de Dresde.

21 marzo 1813: Los Cosacos llegan a Lübeck, los soldados franceses se retiran.

24 marzo 1813: El Papa Pío VII se retracta del Concordato de Fointeneblau.

26 marzo 1813:

Los franceses se retiran de Prusia.

Desde enero, los independistas germanos se reúnen en secreto conspirando contra los ocupantes franceses y sus aliados, al creerles débiles tras su derrota en la campaña Rusia, con el propósito de expulsarles de Prusia y la Confederación del Rin.

Tras el llamamiento a las armas del Lantag de Prusia a mediados de febrero, cada vez más ciudadanos alemanes se alzan contra las fuerzas de ocupación de las ciudades y se niegan a proporcionarles suministros, sucediéndose disturbios y revueltas a causa de cualquier incidente protagonizado por gendarmes o funcionarios franceses. Para el 16 de marzo, Prusia se halla prácticamente en estado de guerra contra Francia.

Eugene de Beahuarnais, circunstancialmente al mando de todas las fuerzas francesas y aliadas en Prusia y la Confederación del Rin, evacua las guarniciones y reagrupa a sus hombres en Poznan, donde estaban acantonados los supervivientes de la campaña rusa; en total reúne unos 14.000 gendarmes y soldados. De allí se retiran a Magdeburgo, donde reciben 10.000 soldados de refuerzo, al mando del mariscal Davout.

El 19 marzo, los franceses cruzan a la orilla occidental del Elbe, alcanzando el territorio de la Confederación del Rin y después vuelan el puente de Dresde. La población se rebeló diez días antes para impedirlo, pero una unidad de Coraceros sajones acudió en auxilio de la guarnición del castillo de Königstein, posibilitando a la policía francesa arrestar luego a los sediciosos.

El 25 de marzo, los últimos franceses de Dresde se retiran, ante la llegada de las tropas prusianas del general Blücher, que entran hoy en la capital..

27 marzo 1813:

Prusia declara la guerra a Francia.

Alentado por los firmes deseos independentistas manifestados por los alemanes, el rey de Prusia, Federico Guillermo III, pide el 15 de febrero a Napoleón que retire sus tropas de Prusia y pague una indemnización de 93 millones de francos por los años de ocupación. Para Bonaparte esta petición es poco menos que una declaración de guerra; el Landtag o Parlamento de Prusia así lo afirma el 16 de marzo, provocando un eventual repliegue de los franceses hacia la vecina Confederación del Rin.

Hoy, Federico Guillermo III de Prusia, en su proclama "An mein Volk", exhorta a todos los ciudadanos que se alisten en el Ejército Prusiano, y declara oficialmente la guerra al Imperio Francés. Con esta arriesgada decisión, el monarca se une definitivamente a la voluntad de sus súbditos, demostrada en enérgicas revueltas populares antifrancesas durante este mes, dispuesto a liderar su lucha por la independencia.

Los demás estados alemanes comienzan a reclutar batallones de voluntarios para la guerra. El Zar Alejandro I de Rusia envía en su ayuda al Cuerpo de Ejército del general Wittengstein, integrado en su mayoría por cosacos que ya marchan por el este de Prusia. Inglaterra contribuye desembarcando miles de fusiles, uniformes y miles de libras esterlinas; casi todo el equipamiento alemán de calidad será británico.

El improvisado Ejército Prusiano cuenta con los 20.000 soldados veteranos de la campaña rusa, y llegará a reunir 100.000 milicianos y voluntarios, pero la tesorería real no puede equiparles regularmente a todos, permitiéndose que muchos vistan sus ropas de campesino o porten aperos de labranza y armas de caza. Para costear más armamento, impedimenta y suministros, el rey necesita de donaciones públicas.

Los civiles alemanes aportan a la causa lo que pueden: las mujeres entregan 160.000 anillos de oro; durante estos días las bodas se realizarán con aros de hierro. Algunos donan sus salario mensual, sus caballos, venden o empeñan bienes para donar el dinero. En total, las cuestaciones recaudarán unos 6,5 millones de táleros.

En breve, los prusianos liberarán Mecklemburgo de los franceses, ya en retirada al oeste del río Elbe, iniciándose así las Befreiungskriege o las Guerras de Liberación.

27 marzo 1813: Los Freikorps salen de Breslau.

2 abril 1813:

Asalto de Lüneburg

Desde mediados de marzo, son muchos los prusianos que esperaban la llegada de los Freikorps o los Cosacos del general Wittgenstein a su ciudad, para alzarse contra su guarnición francesa, armados de picos, palas y otras herramientas. Los franceses se fueron replegando al oeste, dejando sola a la guarnición de la amurallada Lüneburg,

El 26 de marzo, un destacamento de gendarmes llega a la ciudad, llamados por el comandante de la guarnición, alarmado ante de la agitación en que vive la población, al borde de la rebelión. Los ciudadanos salen a la calle y rechazan a los refuerzos.

El 1 de abril los gendarmes vuelven con 2.300 aliados sajones. Los enfurecidos civiles intentan evitar que entren, pero los fusiles y la artillería de los soldados les desbandan; varios resultan muertos y 50 son encarcelados; ellos y el resto de los ciudadanos aguardan sufrir duras represalias, como inminentes fusilamientos sumarios.

El rey de Prusia, al saber de la desesperada situación de Lüneburg, envía un batallón de soldados de Pomerania, que marchan durante todo el día y la noche recorriendo unos 50 km en menos de 24 horas. A ellos se unen los Cuerpos Libres del general Lützow, unos 2.000 hombres, y otros 2.000 Cosacos llegados de Settin.

Hoy, los aliados asaltan los muros y las puertas de Lüneburg, tras un combate cuerpo a cuerpo, los atacantes entran al interior de la ciudad, sucediéndose los enfrentamientos en las calles y plazas; finalmente las cargas de los lanceros Cosacos rompen las cerradas formaciones de infantes franceses y sajones. Unos 2.000 de ellos son hechos prisioneros, con su general y tres estandartes.

 4 abril 1813: Fallece el mariscal Kutuzov; Wittgenstein manda el 1º Ejército Ruso.

 5 abril 1813: Los Freikorps abandonan Prusia y entran en el Reino de Sajonia.

17 abril 1813: Los Freikorps llegan a Leipzig, capital de Sajonia.

30 abril 1813:

La Grande Armée invade Sajonia.

Tras retirarse de Rusia, Napoleón se apresura a levantar un nuevo ejército para volver a invadirla; pero tras la rebelión de Prusia, su objetivo es reconquistarla. Como desde 1806 gran parte de sus tropas las han formado soldados procedentes de estados aliados, y son ellos quienes han sufrido bajas en las guerras, Francia cuenta con una generación nueva de jóvenes, una infraestructura bélica intacta y una economía fuerte.

Entre 1811 y 1812, Napoleón creó una nueva Guardia Nacional, con la misión de defender las fronteras de Francia, pero ahora Bonaparte apela a su patriotismo para recuperar su hegemonía en Prusia. Además, abre cajas de recluta en los estados de la Confederación del Rin e Italia, que aportan más hombres a la Grande Armée, hasta reunir en total unos 400.000 soldados a finales de marzo, completamente equipados.

A mediados de abril, 200.000 soldados franceses, italianos y alemanes se concentran entre los ríos Elbe, amenazando Berlín, y Saale, cerca de Dresde, al este de la Confederación del Rin. El Cuerpo de Ejército de Eugene, el de Lauristons, el 11º de Macdonald y el de Regnier se sitúan en el bajo Saale, el 3º de Ney enfrente de Weimar, el 6º de Marmont en Gotha, el 4º de Bertrand en Saafeld, y el de Oudinot en Coburgo.

Cerca de ellos, en Magdeburgo y en las orillas del Elbe, hay un cuerpo de prusianos y rusos vigilándoles, el resto del ejército aliado de Blücher y Wittgenstein está acampado cerca de Dresde, protegiendo la frontera de Prusia. Los aliados cuentan con unos 100.000 soldados.

El 25 de abril, Napoleón llega escoltado por su Guardia a Erfurt, en el centro del despliegue francés, y toma el mando de la Grande Armée, encontrando poca información sobre las posiciones aliadas. En breve ordena el avance de todas sus tropas hacia Merseburg y Leipzig. Hoy, los franceses cruzan el Saale por Weissenfels e invaden Sajonia, llegando mañana a Lützen, siendo atacados por la vanguardias rusas.

 1 mayo 1813: Combate de Poserna; muerte del mariscal francés Bessieres.

 2 mayo 1813: 

Batalla de Lützen o Gross Görschen.

Napoleón envía hacia el este al Cuerpo de Ejército de Lauriston, apoyado por el Cuerpo de caballería de Latour Mabourg, con el objetivo de tomar Leipzig, la capital del reino de Sajonia; mientras el 11º Cuerpo de Macdonald avanza hacia Markranstadt y el 3º Cuerpo de Ney marcha por su derecha hacia Lutzen, donde debe reunirse con las tropas de la Guardia, tras él va el 6º Cuerpo de Marmont, con el Cuerpo de Bertrand cubriendo su flanco derecho, más al suroeste, dirigiéndose a Tachau.

Los aliados se congregan al sureste de Lützen y los alrededores de Pagau y Zwenkau. Los prusianos, al mando de Blücher, cuentan con tres brigadas, dos de la Alta y Baja Silesia y otra de Brandemburgo, las divisiones de Hunerbein y Steinmetz, y una reserva de caballería. Los rusos, al mando de Wittgenstein, aportan el 2º Cuerpo de Ejército, el 3º Cuerpo, de Granaderos, y el 5º Cuerpos, de Guardia, más tres regimientos de Cosacos, y una reserva de caballería. En total suman unos 100.000 hombres.

Wittgenstein, al mando de todo el contingente aliado, decide atacar a los franceses que van hacia Lützen y el río Elster, por parecer menos numerosos. Blucher, en vanguardia del ejército aliado, marcha con los tres regimientos de Cosacos y otro de caballería ligera prusiana encontrándose al sur de Kaja, hacia las 09:00 horas, a dos divisiones del 3º Cuerpo de Ney, a su vez en vanguardia del ejército francés.

Mientras Blücher espera más tropas aliadas, Ney ordena a sus 20.000 hombres ocupar posiciones defensivas en los alrededores. Hacia las 11:00 horas, unos 73.000 rusos y prusianos les atacan, pero los franceses se hayan bien atrincherados en las cinco aldeas al sur de Lützen y presentan una enconada resistencia a pesar de su inferioridad; casi todo el ejército aliado se halla entonces en las inmediaciones de Lützen.

Napoleón, quien había enviado a Ney muy por delante para que los aliados le creyesen débil y le atacasen, estaba entonces admirando una estatua en memoria al rey Gustavo Adolfo de Suecia, cuando escucha el ruido de cañones. Inmediatamente acude en ayuda de Ney con la caballería de su Guardia, y envía mensajeros a los Cuerpos franceses cercanos, para que converjan desde el norte hacia Lützen.

Mientras las divisiones de Ney luchan encarnizadamente, perdiendo y recuperando los pueblos que defienden, Napoleón llega al campo de batalla con la caballería de su Guardia, y a lo largo de la mañana van llegando las divisiones del 4º Cuerpo de Bertrand, la infantería y artillería de la Guardia, el 11º Cuerpo de Macdonald, y el 1º Cuerpo de caballería de Lateur Mabourg, congregando los franceses unos 110.000 soldados en la zona, contraatacando con tal celeridad que sorprenden a Wittgenstein.

Los aliados, superados en número y presionados por sus flancos, forman en dos líneas de espaldas a Lützen; la primera formada por las brigadas prusianas y la segunda con las otras dos divisiones prusianas y dos divisiones de granaderos y fusileros rusos; el resto del ejército ruso queda en reserva, por falta de espacio para maniobrar.

Napoleón despliega 100 cañones ante los aliados, que causan estragos en el centro de la primera línea, abriendo una gran brecha; después envía a sus reservas al frente para realizar una carga de infantería y romper las segunda línea prusiana. Los aliados se repliegan en orden, pues los franceses no pueden acosarlos al carecer de la caballería suficiente y hallarse su infantería exhausta por las continuas marchas y el combate.

A primeras horas de la tarde, el rey de Prusia y el Zar deciden retirar a sus tropas, en contra de la opinión de Blücher. Los aliados se repliegan por el sur de Lützen tras sufrir unas 18.000 bajas, los franceses tienen unas 20.000.

Bonaparte dirá: " - Los prusianos por fin han aprendido que ya no son los soldados de de Federico el Grande..." En cierta medida, la victoria se ha debido a que los alemanes han improvisado un ejército de campesinos, tan valientes como inexpertos, que poco pueden hacer contra los veteranos franceses, curtidos en las campañas napoleónicas. Tan solo la falta de caballería ha salvado a los aliados de una derrota definitiva.

 4 mayo 1813: Combates de Möckern, Dannigkow, Vehlitz y Zeddenick

 9 mayo 1813: Napoleón entra en Dresde.

11 mayo 1813: Fin del I Sitio de Torgau.

18 mayo 1813: La Grande Armée invade Prusia.

20 a 22 mayo 1813: 

Batallas de Bautzen y Würtzchen.

Los franceses persiguen la retirada de las tropas aliadas, unos 196.000 prusianos y rusos al mando de Wittgenstein, que se repliegan desde Lützen hacia Prusia. Napoleón divide su ejército y envía a Ney con 85.000 soldados al Elbe, con el objetivo de cortar su retirada en Dresde, mientras el les persigue muy de cerca al frente de 110.000 soldados, librando varios enfrentamientos el 4 de mayo con la retaguardia aliada.

Wittgenstein ordena evacuar la ciudad de Dresde y volar el único puente que quedaba; cuando Napoleón llega el 9 de mayo, no puede continuar la persecución, pues los pontoneros están muy atrás, avanzando con las columnas de infantería; 4 días después los ingenieros le construyen un puente, pero hasta el 18 de mayo todas las tropas francesas no se hayan en la orilla oriental del Elbe, ya en Prusia.

Mientras, los aliados deceleran su marcha y recaban más tropas prusianas deteniéndose en varios lugares, hasta llegar el 19 de a Königswarta, donde les dan alcance las avanzadas francesas de Napoleón y tiene lugar un combate.

Al día siguiente, el rey de Prusia y el Zar de Rusia ordenan a sus tropas formar a la defensiva con centro en Bautzen, a unos 60 km al noroeste de Dresde, desplegándose los aliados en un frente de 10 km, en dos líneas de fondo, atrincherándose en algunos pueblos y en la ribera oriental del cauce del río Spree.

A mediodía del 20 de mayo, unos 115.000 franceses, la mayoría del 3º Cuerpo del mariscal Ney, dirigiendo su ataque hacia los 50.000 soldados de la primera línea aliada; consiguen cruzar el Spree, y tras una enconada lucha, toman Bautzen. Pero los franceses cuentan con escasa caballería, causando relativamente pocas bajas a los aliados, que se repliegan manteniendo su segunda línea, evitando la derrota previsible.

Al anochecer, Napoleón ordena atacar a los aliados en una maniobra de tenaza: Ney por el norte y él desde el sur. Pero la llegada de la noche dificulta las maniobras, y Ney deja mucho espacio libre en su flanco izquierdo, por el que los prusianos y rusos intentarán escapar del envolvimiento por su derecha. Al día posterior, ambos ejércitos continuarán moviéndose y redesplegándose; los aliados refuerzan su ala derecha.

El día siguiente, 21 de mayo, Napoleón reúne unos 100.000 soldados en las proximidades de Würtzchen, cerca de Dresde, donde los Blücher, Sayn y Wittgenstein cuentan con otro contingente similar. Los franceses pasan al ataque, dándose una auténtica carnicería, pues cada bando pierde el 20 % de sus efectivos; al final del día los aliados se retiran al este, cruzando el río Oder.

La mañana del 22 de mayo, los 96.000 franceses de Ney reanudan su ataque para impedir que los 90.000 aliados cerca de Bautzen se retiren; la segunda línea aliada pasa al ataque para cubrir la huída del resto. Ney se dedica a asaltar sistemáticamente las posiciones del flanco derecho aliado, encontrando gran resistencia en la aldea de Preititz, mientras Napoleón intenta enviar tropas para apoyar el ataque.

Los franceses hunden el flanco derecho aliado, obligando a los hombres de Blucher y Wittgenstein a retroceder a las16:00 horas; pero el grueso del ejército aliado consigue alejarse del campo de batalla, los demás se repliegan a modo de retaguardia, y aprovechándose de la escasez de caballería francesa, consiguen escapar con éxito.

En Bautzen, los franceses han sufrido 13.000 bajas y los aliados 15.000; y en Würtzchen ambos ejércitos tuvieron unas 20.000 bajas. Napoleón está enfadado, pues sus tropas no han hecho prisioneros, ni incautado cañones o banderas enemigas; no se considera vencedor. Ordena a sus comandantes perseguir inmediatamente la retirada aliada hacia Silesia

26 mayo 1813:

Combate de Haynau.

Napoleón ordena a sus mariscales perseguir apresuradamente a los aliados en retirada, con tal confianza en que estos no se detendrán e intentarán contraatacar, que los comandantes de las columnas descuidan tomar las más mínimas precauciones tácticas, como el apoyo entre unidades o el destacamento de patrullas de exploradores.

Blücher se percata del descuido francés, y envía 20 escuadrones de caballería contra la división del general Maisons, infringiéndole muchas bajas y obligando a sus infantes franceses a retirarse antes de ser aniquilados. Esta acción eleva en gran medida la moral del Landwehr, el Ejército Prusiano y la simpatía de la población alemana por su causa.

Sin embargo, Wittgenstein y Blucher prefieren abrir más distancia de la Grande Armée.

Napoleón comienza a recelar de la neutralidad de Austria; crucial para sus líneas de abastecimiento que se alargan vulnerables al norte de su frontera, por lo que decidirá proponer un armisticio a los aliados, ganando tiempo de asegurarse la lealtad austriaca y recibir los ansiados refuerzos de caballería que necesita para proseguir la campaña.

Sin nada que perder, los aliados firmarán un armisticio de 6 semanas, probablemente uno de los mayores errores de la carrera de Bonaparte; permitiendo al rey de Prusia reorganizar y aumentar su ejército, al que cada día se unen cientos de voluntarios.

30 mayo 1813: Comienzo del Sitio de Hamburgo.

 2 junio 1813: Armisticio de Pleischwitz; Fin de la I Guerra de Liberación.

 3 junio 1813: En Roda, los Freikorps liberan 200 reclutas alemanes de la Grande Armée.

 6 junio 1813: Combate de Luckau.

 8 junio 1813: Los Freikorps entran en Baviera, tomando la la ciudad de Hof.

17 junio 1813:

Fin de los Freikorps.

El 14 de junio, el mayor Lützow, comandante de los Reales Cuerpos Libres de Prusia, es informado oficialmente del armisticio entre Napoleón y el rey Federico Guillermo III, debiendo devolver todos los soldados franceses que hubiese apresado y retornar a la ribera oriental del Elbe, en la frontera del Reino de Baviera, a unos 150 km al este de donde se encuentran los Freikorps.

Hoy, cuando acampan al suroeste de Leipzig, los franceses capturan dos de sus unidades cuando buscaban alimento y forraje. Lützow acude con bandera blanca a la capital bávara, con intención de parlamentar con el general Arreghi, al mando de las fuerzas francesas de la zona, al creer que habrían cometido un error. Los ciudadanos vitorean al mayor durante todo su camino hasta el acuartelamiento francés.

Arreghi promete a los prusianos que podrán llegar a la frontera sin ser atacados, pero por la tarde, un cuerpo de Dragones persigue a la escolta de Lützow al poco de abandonar Leipzig, y mientras su comandante les ataca, le dice al oficial prusiano: "Tregua para todos, pero no para ti...!" El campamento de los Freikorps es rodeado, resultando muertos o prisioneros unos 300 prusianos.

Lützow, con la mayoría de los prusianos, escapa a Leipzig, siendo bien recibido por la población, pero no pueden ayudarle. Napoleón ha dictado que los Freikorps no son soldados, si no bandidos, y quien les ayude pagará las consecuencias. Los fugitivos huyen al este, dejando atrás a sus heridos, que serán capturados por los franceses y condenados a trabajos forzados en el sur de Francia.

Napoleón degrada a Arreghi, y cuando este vuelve a Leipzig, anuncia arrestos y castigos contra cualquiera que muestre simpatía por los enemigos de Francia. Todas las armas y alimentos son incautados, obligándose además al ayuntamiento a abastecer a la guarnición francesa de la fortaleza de Wittemberg. Cuando las autoridades acudan a Bonaparte con intención de protestar, este les insulta, negándose a atenderles.


Aquí finaliza esta cronología. 

u Volver a Portada de Guerras Napoleónicas

Si eres miembro De Re Militari, También puedes consultar otros Servicios en Línea.